Ayer ya sabíamos que hoy íbamos a volver a pintar el muro. No en el mismo sitio claro. No quisimos avisar antes porque es absurdo preocupar a nadie. Además el muro entraba dentro de un acto programado; es decir, era algo «seguro».

Así que como ayer empezamos a pintar el muro del hotel y no pudimos acabarlo porque no había luz, nos hemos tenido que levantar a las 7 de la mañana para poder cumplir los objetivos. Al final hemos acabado de pintar a las 10.30h. Luego Autobús, media hora de check point y 2,5h de viaje.

Llegamos a Qualquylia y nos llevan al muro. Un coche de policía nos escolta y nuestro coche lo conduce el jefe de seguridad del gobernador. El resto del grupo mientras tanto estaba ocupado en los talleres y actividades programados.

Llegamos a la zona. Animales muertos, barracones vacíos, una zanja y el muro que no se hunde en el suelo sino que tiene unos refuerzos de hormigón en pendiente. Es decir, perfecto para plantar escaleras y estirar los gemelos.

La idea del muro es ésta: Retomar el lema que no nos dejaron acabar (Make a New Reality) a rojo sangre el fondo, rojo claro el trazo con power (nota: outline) verde Géminis y el relleno turquesa. Después Den se ha pintado una cara de un bebé  sonriente y de ojos brillantes en tonos rosas, naranja fénix y marrones que refuerza la idea del lema.

Al lado una pieza de Yubia con sus típicas caras sonrientes que contrastan con el estampado militar de colores pastel.

Luego Makoh se ha hecho una pieza de letras separadas con multitud de flechas, colores neutros avivados por el amarillo; y yo con una de mis piezas esta vez más simple y apenas sin fondo.

El muro es de cemento y excepto por alguna inscripción pro-palestina está virgen. Al principio queríamos usar plástica pero no es tan fácil de conseguir. Menos mal que no ha hecho falta: los 94 cubren muy bien.

Cerrando el muro, de nuevo «Don Gato» como protagonista en una pieza con el lema «Eat Your Ghost», que simboliza la necesidad de superar nuestros fantasmas y nuestros miedos. Nosotras vamos a los mismos colores: azul tornado de trazo, relleno amarillos varios, grises claros y verde Bali. El fondo diversos colores, mandarina y rojos. Don Gato ha versionado a los fantasmas de Pac-Man. Amarillo Canarias, rojo fiebre, y verde java. Trazo negro y fondo verde que hemos unido de la más forma básica y efectiva: con burbujas.

Esto es lo que se verá en las fotos. Lo que no se verá es a la gente cogiendo botes para poner su nombre y pululando a nuestro alrededor. Ni se verá a los músicos del grupo tocando la guitarra junto a nosotras…

Tampoco se verá como nos metían prisa porque el permiso sólo era válido por horas y los Israelís andaban amenazando con aparecer. Mucha tensión. Tanta como para recoger corriendo la pintura, y llevarnos casi a rastras. Una vez más, «coitus interruptus». Aunque las piezas están a duras penas acabadas.

En el autobús más tensión; comprobar que no nos dejábamos ni cámaras ni documentos. Nada.

Son las 6 y nos comemos un falafel en el bus de vuelta a Belén. La tensión da paso a un bajón intenso… Aunque la tregua dura poco. Esta vez en el check point nos paran más rato. Se suben dos soldados, nos revisan el pasaporte y una de las mujeres saharauis es invitada a bajar. Parece que había problemas con uno de los sellos. No hemos tenido tiempo de acostumbrarnos a las armas y a las caras de pocos amigos a pesar de verlas continuamente. Por fin pasamos y seguimos camino a Belén.

Texto: Musa. Fotos: Mamba Negra.

Añadir un comentario

En este sitio se utilizan cookies para ofrecer una experiencia más personalizada.
Puede obtener más información de las mismas en nuestra "Política de cookies".