Los escritores de Sâo Paulo Finok (VLOK) y Gueto (L163, ADEPS, PV) estuvieron hace unos meses por Barcelona. Aquí tenéis un día entero con ellos pateando arriba y abajo la ciudad, compartiendo confidencias, risas, unos cuantos botes y algo que comer y beber. Aquí debajo algunos fragmentos destacados de la entrevista que les realizamos.

Gueto (L163, ADEPS, PV)

163 es el código penal, el numero del código penal Brasilero para daños en el patrimonio, si te cogen pintando un autobús, un metro o algo por el estilo se trataría con este código.

Lo principal es siempre la cautela, sea en Sâo Paulo, Barcelona o cualquier ciudad del mundo. Si tienes cuidado puedes pintar lo que quieras en cualquier lugar del mundo. Quizás en unos sitios puede ser más fácil y en otros más difícil, pero si quieres, puedes pintar en cualquier lugar.

En Sâo Paulo tienes muchos más sitios donde poder pintar y nunca tienes la necesidad de tapar el graffiti de nadie, siempre vas a encontrar otra pared donde pintar. Aquí en Europa generalmente son ciudades más pequeñas que Sâo Paulo y se acaban saturando.

En mi caso el recuerdo más grande que voy a guardar va a ser el choque cultural, la realidad es completamente diferente a la que vivimos en Brasil y en América del Sur. Y es importante lo que eso te aporta, al final acabas aprendiendo un poco más. Esa es una cosa que voy a tener siempre presente…

Finok (VLOK)

VLOK es mi grupo y es de Sâo Paulo, pero tiene un montón de amigos por todo el mundo incluso aquí en España.

Barcelona para mi tiene un montón de cosas que me gustan, no sólo el graffiti. Hace calor y el clima es parecido al de Brasil. Creo además aquí el graffiti es muy fuerte. Hay otros lugares muy fuertes también cuando hablas de graffiti y São Paulo es uno de ellos pero aún puede y debe crecer. Aquí es fuerte, también porque vienen bastantes turistas a pintar y genera movimiento. Eso no existe mucho en el Brasil. Aquí viene alguien de fuera y pinta la ciudad entera.

En Sâo Paulo lo mejor a la hora de pintar es mostrarse normal, sin peligro, no puedes ocultarte, tienes que dejarte ver con tranquilidad, como mostrando que estas haciendo algo positivo. Aquí en cambio es el contrario, no puedes ser visto. Creo que en Sâo Paulo y en toda América del sur el graffiti está visto de otra forma. Aquí a la gente no le gusta, puedes estar utilizando un millón de colores pero a la gente no le importa…

En Brasil, a veces nosotros mismos vemos que estamos haciendo algo bastante feo pero a la gente le gusta. Les intentamos convencer de que no es bonito, que por el simple hecho de tener colores tiene porqué serlo… Aquí a veces el graffiti acaba siendo más graffiti que en otros lugares, ¿sabes? Aunque en verdad el graffiti se ha acabado… Ya no tiene sentido.

Musica: www.soundcloud.com/nehuen

Añadir un comentario