PINTAROMORIR: JONK

Daily MTN

El escritor de metros madrileño Jonk ha sido entrevistado en el blog Pintar O Morir. A parte de presentar una reflexión muy interesante a cerca de cómo ha evolucionado el la forma de pintar metros en las nuevas generaciones, también nos exclipa una increible anécdota.

” Antes se dejaban reposar los sitios, ahora se va todo los días a los mismos y a todas horas,(…) Cuando empecé en esto me gustaba hacer rabiar a los jurados, limpias, conductores era una guerra entre ellos y nosotros. Ahora hay gente que paga o hace trueques por pintar un panel, que se wasapea con juraos y limpias en busca de información y de que les dejen pintar.. Creo que habría que replantearse si todo vale por pintar un vagón. Para mí la esencia del graffiti en los trenes es la ilegalidad, la satisfacción de hacer una buena misión burlando las medidas de seguridad y hacer el lio al vigilante o policía..”

“La primera vez que pinte un tubo me pillaron, me dejaron conservar la foto y me dijeron que la próxima vez me iba un mesecito al hotel. A palabras necias oídos sordos.. XD, continué pintando con la misma firma, y un día a punto de entrar en la cochera vimos a 3 coches de B.T.P derrapando, casi al lado, pensé que correr era inútil y empecé a considerar que un mes de inglés intensivo tampoco era mala idea, en tanto los policías ya estaban a mi lado muy exaltados porque habían visto a gente correr. Me dijeron que era un control y que tenía que enseñarles lo que llevaba en la mochila. Llevaba sprays y cizalla, el pasaje perfecto en primera clase para unas buenas vacaciones. De repente se me iluminó la famosa bombilla, les dije que era un turista perdido en un barrio residencial a las 3 de la madrugada.. jeje!! y que había visto a chavales con bolsas correr la primera calle a la derecha, me preguntaron que si estaba seguro y les dije que absolutamente. Aún así me dijeron que tenía que enseñarles que llevaba en la mochila, así que les abrí el bolsillo pequeño de mi mochila North Face y vieron una botella de agua y un pañuelo, sin más rodeos se fueron corriendo por donde les había dicho. Sin creérmelo todavía, empecé a andar sin rumbo y justo paso un autobús, me subí en él y tuve esa extraña sensación de volver a nacer…”

Publicado por el 29 de mayo de 2013 a las 12:13

0

Add your comment

* Required fields

Log in with your username and email

Or Connect with your Facebook

Use my Facebook data