El artista Malakkai ha sido el último invitado a exponer en el Montana Café & Restaurant. Con el humor y la sensibilidad que le caracteriza nos trae una divertida reflexión acerca de los nomenclatura de los colores en spray.

«No se quién le pone los nombres a los colores, pero sin duda, sería uno de los trabajos de mi vida. Saber que si pongo a un Violeta Geisha, cuando lo lea la gente sólo pensará en pintar geishas, que si a otro lo llamara Amarillo Canarias todos querrían ir a Canarias, que si otro lo llamara…Yosemite entonces pensarían en… en… a veces no hay manera de realizar esa relación entre nombre-color así que ¿qué mejor que hacer que el bote represente el color para por fin tenerlo claro?

Llevaba ya tiempo con la idea en la recámara y me parecía curioso que nadie afrontara este tema, así que hice unos bocetos sueltos por probar. Pero cuando apareció la oportunidad de exponer en el Café Montana no dudé en retomar la idea y dejar los trasfondos “profundos” y el simbolismo para otra ocasión y divertirme dibujando a la par de homenajear a la herramienta principal del  graffiti.

Las ilustraciones están dibujadas con tinta Winsor&Newton roja , boli Bic rojo y acrílico. El rojo es estupendo porque puedes hacer desde el más oscuro al más claro y no queda nunca “agresivo” como con negro.

El tema era que el bote representara realmente el color del mismo para no tener la necesidad de aprendernos nombres tan raros como Thalassa, Frisco… Algunos son muy evidentes pero muy divertidos de hacer, como el verde manzana o el violeta pastel. También he inventado colores como el Gris Totoro (un gris con toque azul que creo que debería existir), el Marrón Bocata (indispensable cuando estás pintando) o el Rosa Chueca, dedicado a mi crew OGT a la que tengo en el «cuore2 y con los que el cachondeo es interminable.»

Añadir un comentario

En este sitio se utilizan cookies para ofrecer una experiencia más personalizada.
Puede obtener más información de las mismas en nuestra "Política de cookies".