No se trata del último ejemplar hasta la fecha, aún así el número 18 de Incógnito bien merece una reseña.

El magazine sueco sigue apostando por un contenido orientado al graffiti más vanguardista y fresco, algo que podemos constatar, ya de entrada, en sus primeras páginas con una variopinta oferta de piezas sobre trenes de toda el mundo.

incognito_magazine_18_mtn_9

Una oscura pero fabulosa fotografía de los hermanos Pandolfo en una cochera, ghettoblaster en mano, inaugura el reportaje más importante del ejemplar. Popularidad y calidad no riñen en el caso de Os Gemeos, cuya frenética actividad les permite ofrecer una buena selección de piezas inéditas en diferentes soportes, alternadas con fotografías costumbristas.

incognito_magazine_18_mtn_8 incognito_magazine_18_mtn_7

Una sección de throw-ups otorga la merecida importancia a esta modalidad de graffiti, preparándonos para el segundo plato.

incognito_magazine_18_mtn_6

El australiano Cherokee, con un estilo cada vez más extremo, enseña sus cartas en forma de modelos de trenes y metros por todo el globo. Un especial que contrasta con el dedicado a Juice, escritor más orientado al ladrillo pero que ejecuta un interesantísimo estilo que podemos etiquetar como “wildstyle añejo”.

incognito_magazine_18_mtn_5 incognito_magazine_18_mtn_4

Muros de diversas procedencias y formatos mantienen la línea que caracteriza a la publicación y nos llevan al último reportaje: Exot. Arquitectura y graffiti expresionista para acabar en el principio con “World Wide Trains“.

incognito_magazine_18_mtn_2

Incógnito lo vuelve a lograr y, manteniendo un mismo enfoque y gusto, consigue mostrar una gran diversidad de graffiti que va desde los nombres más sonados hasta los de reputación más humilde.

incognito_magazine_18_mtn_1

Añadir un comentario