Como anunciábamos, el Big Black Book aterrizó en la Montana Shop Barcelona para ofrecer un momento de creatividad familiar. Su gigantesco tamaño no sólo hace de él una apetitosa superficie sobre la que pintar. Además, al ser intervenido por diferentes personas a la vez se convierte en un espació de comunión en el que cada individuo aporta su personalidad trabajando codo con codo.

Añadir un comentario