A los que creen que el graffiti en muros es siempre más de lo mismo, les estamos dando con este post un pastelito difícil de digerir, porque no todos los muros son iguales, ni están emplazados en calles principales con mucha visibilidad.

Aún hay mucha gente que explora, investiga y se arriesga para dejar una pizca de estilo en sitios abandonados y de acceso limitado.
Éste es el caso de Eskae y Helm, dos escritores de Miami con un mismo objetivo, pintar  ese tipo de lugares,  como por ejemplo la instalación de armas Yellow Water que estuvo en uso hasta poco después de la segunda guerra mundial y ahora bajo la jurisdicción de la oficina del sheriff de Jacksonville  y es patrullada y controlada por cámaras diariamente.

En ese mismo viaje, aprovecharon para pintarse otros sitios también peculiares.

Añadir un comentario