La obra que en estos momentos ocupa la pared de “Galería Arnau“, el muro que protege las obras del clausurado Teatro Arnau de Barcelona, permanece actualmente pintada por dos de los muralistas naturalistas más célebres de la ciudad.

Emilio Cerezo y Mohamed l’Ghacham, pese a contar con estilos perfectamente compatibles, han decidido partir por la mitad la tapia gris para repartirse el espacio de la pared. Dos bodegones de enérgicos brochazos se presentan con dos contenidos y maneras perfectamente diferenciables.

Fotos por Antoine Careil and Fernando Alcalá.

Añadir un comentario