Incesantes en su labor de conquistar paredes olvidadas, Rocky y Biz continúan también reinventado las sutilezas de sus estilos minimalistas. Con cinco colores o con uno, con personajes o sin fondo, estos veteranos del graffiti barcelonés no dejan de ganar en su puesta por la sencillez en piezas rebosantes de originalidad y estilo.

Añadir un comentario