La verdad es que Cent es un nombre muy atractivo… suena bien, a las chicas les gusta y tiene una disposición de letras elegante y original a partes iguales. Además es una palabra con significado, una semántica que salta dependiendo del idioma: de una unidad monetaria en inglés, una unidad musical en castellano a un número natural en catalán. A pesar de ello, el nombre de Cent no es tan común como nos imaginamos.

Sea cual sea el motivo que lleva a alguien a escoger estas cuatro letras como apodo, hemos seleccionado a los tres “Cent” que debemos tener en cuenta en nuestro imaginario, siempre que pensemos en este nombre.

Si hablamos de un Cent europeo por excelencia, sería Cent KFC. Se trata de uno de los escritores polacos más célebres. Los que tengamos unos añitos, le recordaremos por su asiduidad en las revistas como Concrete o XplicitGrafx.
Su simpático estilo es reconocible por un balance perfecto de simplicidad y originalidad y, más concretamente, por utilizar el mismo color de trazo para sus brillos. Sencillas pero efectivas combinaciones de colores le hacen ajustarse con facilidad a los clásicos trenes verdes de Polonia.

En Sicilia podemos encontrar a otro Cent: Centoner. Perteneciente a la cofradía del wildstyle, su actividad se proyecta básicamente sobre muros, tanto vírgenes como en los Hall of Fame. En este caso, el escritor se decanta por un estilo centrado principalmente en el uso de color de alto contraste y cierta sobriedad que nos acerca al diseño gráfico.

Mucho más vinculado al diseño gráfico es el trabajo de Cent EMS. Original de Jacksonville, Florida, su trabajo se adapta a diferentes superficies, sobretodo al trabajo artístico.

También de Estados Unidos es MR Cents, quien podría escapar de la lista por incluir una “s”, pero a quien tenemos que hacer mención.
Igual que al barcelonés Rokcy TSK H.CO quien durante muchos años fue reconocido por ese mismo nombre.

Ahora ya sabes a quien identifica este peculiar nombre y las diferencias que hay entre estos escritores que coinciden en las mismas letras.

Añadir un comentario