6,7 millones de dólares. Eso tendrá que pagar Jerry Wolkoff a 21 artistas y escritores de graffiti que le demandaron por blanquear previa a su demolición las piezas que tenían en el complejo 5Pointz de Long Island City, en Queens.

La construcción se había usado como lugar de trabajo por artistas urbanos de todo el mundo desde 1993 a 2013, momento en el que el deterioro de los edificios permitió al dueño conseguir el permiso para construir apartamentos de lujo.

Esta es un batalla entre dos sectores importantes de la ciudad de Nueva York: el arte y el negocio inmobiliario.

El lugar conocido como la “meca del graffiti” había acogido a artistas hasta el 2009, año en que uno de ellos sufrió un grave accidente al caerse de una escalera. A partir de ese momento, las autoridades prohibieron habitar allí y los artistas tuvieron que abandonar sus estudios. El graffiti en el exterior sin embargo siguió intacto hasta que en 2017 el dueño decidió blanquearlo.

El juicio llegó a su fin el pasado noviembre, en el Tribunal Federal del Distrito de Brooklyn, cuando un jurado civil decidió que Wolkoff había violado la Ley de Derechos de Artistas Visual (VARA) -ley que se ha usado anteriormente para proteger el arte público creado en la propiedad ajena- al blanquear los murales de los artistas.

Esta es un batalla entre dos sectores importantes de la ciudad de Nueva York: el arte y el negocio inmobiliario que ha ganado en este caso, por suerte, el arte.

Añadir un comentario

En este sitio se utilizan cookies para ofrecer una experiencia más personalizada.
Puede obtener más información de las mismas en nuestra "Política de cookies".