La grandeza de una persona se mide por la felicidad que deja a su paso, incluso cuando ya se ha ido.

Uno de las voluntades póstumos que Treze dejó fue el deseo de que no se celebrara ningún funeral. En lugar de esto, debía organizarse una fiesta en su nombre, una celebración alegre en la que no faltara música, pintura, comida y bebida. Una muestra de su preocupación por el bienestar de su entorno.

Sus deseos han sido órdenes para sus amigos y el pasado fin de semana celebraron una despedida llena de color acompañada por un sol de justicia que hizo más cálido el encuentro. El fabuloso paisaje de Berga (Catalunya) sirvió de acertado escenario natural para un fiesta a la que también acudieron tanto escritores barceloneses como Emak, Stain o Krane como de otras ciudades como Karski, Evolve o Bonzai.

Montana Colors puso su granito de arena aportando el material necesario para realizar intervenciones en el recinto de la celebración. El vídeo que da fe de lo sucedido supone el homenaje definitivo, que no el último, cuya intención es la de conservar la memoria del artista de Sabadell con toda la felicidad que se merece.

Añadir un comentario

En este sitio se utilizan cookies para ofrecer una experiencia más personalizada.
Puede obtener más información de las mismas en nuestra "Política de cookies".