“Little Rats” es una pequeña joya visual, un cortometraje con una fotografía preciosista y un ritmo cautivador que consiguen hacer que el espectador aún no siendo cercano al tema, se sienta identificado e inmerso en la acción.

Las confesiones y la filosofía del escritor sudamericano al que seguimos en su viaje por Europa y del que desconocemos el nombre, ofrecen un retrato íntimo, poético y socialmente no convencional; un punto de vista que reflexiona sobre los riesgos y recompensas del estilo de vida que ha elegido y que no ha sido explorado dentro del espectro graffiti ni expuesto al público con tanta profundidad.
Bajo su discurso nos ofrece una explicación fiel sobre los motivos que llevan a asumir riesgos, a viajar por todo el mundo y en definitiva a ver la vida desde una perspectiva poco convencional.

La narración y el  cambio de ritmo de tercera a primera persona, el uso de la luz, todo confluye para hacernos participe de la experiencia al seguir al protagonista bajo tierra en una tensa misión para pintar un metro.

Quizás uno de los puntos más calientes del video ocurre en el minuto 2:31,  en el que las cámaras están a punto de registrar el atropello de unos de los escritores.

Como colofón a todo esto, decir que dos semanas después de hacer la película el protagonista de la cinta fue arrestado y deportado a su país,  y de esa manera, la frase con la que empieza el video cierra el círculo: “El único queso gratis está en una trampa para ratones”.

El video lo firman Jesse Heath y Theodor Guelat y la música adicional es de N8NOFACE.

 

Añadir un comentario

En este sitio se utilizan cookies para ofrecer una experiencia más personalizada.
Puede obtener más información de las mismas en nuestra "Política de cookies".