Nos encanta empezar el año con nuevos descubrimientos. Y no es que Never a Dull Moment sea nuevo en Instagram o en la fotografía ya puestos.
Simplemente lo que nos ocurre es que la sutilidad de sus fotografías calan sin hacer ruido, y parecen por un momento que siempre hayan estado ahí, delante de nuestras narices.

Paseando por su cuenta de instagram podemos reconocer un impulso por encontrar nuevas localizaciones, por una necesidad de mejorar y hallar inspiraciones en las culturas subterráneas, alejadas de visiones más comunes de la vida.
Parece tener predilección por la noche, la poca iluminación, el mal tiempo, lo desconocido… toda esa parte de la vida que no huele tan bien, y provoca ojeras e insomnio. Incluso sus tomas diurnas nos dejan con una sensación de que a través de su lente la actividad frenética se ralentiza como en el duerme vela.
Un perfecto comienzo para encarar este nuevo enero.

Añadir un comentario

En este sitio se utilizan cookies para ofrecer una experiencia más personalizada.
Puede obtener más información de las mismas en nuestra "Política de cookies".