Después de casi 30 años de graffiti bombing pasando por diferentes etapas, Buny ha puesto en marcha un proyecto editorial  basado en una idea realmente interesante. Ya hace unos años que el de KR2 se ha especializado en el graffiti sobre trenes de mercancías, algo no muy común en la escena europea. Pero en lo que se ha especializado también, y eso le hace único, es en investigar el alcance de este tipo de graffiti. Eso es lo que refleja Container World, una colección fotográfica que documenta la aparición de contenedores de mercancías marcados por Buny en los lugares más recónditos del planeta.


-La idea de este proyecto es sensacional. ¿Qué ha sido lo que hizo que te interesaras en esta parte específica de los viajes de los contenedores que pintas?

La mente de un verdadero escritor de Graffiti siempre va por delante y está pensando en dejarse ver de la forma más sorprendente y original. De ahí el hecho de poder aparecer en cualquier lugar del planeta sin necesidad de usar Internet para llegar a otros escritores me hizo pensar en cómo debía trabajar sobre este soporte.

-¿Por qué en los puertos precisamente?

Porque es cómo las cocheras, depósitos de trenes estacionados de todos los modelos y colores con fotos bonitas y espectaculares llenas de gusto, donde puedes encontrar tu tren a base de buscar y buscar o incluso en pleno movimiento o en el aire.

«Me llegaron noticias de un container que fue visto mientras se cruzaba el desierto por uno de los países más pobres del cuerno de África.«

-¿Qué lugares aparecen en los dos primeros ejemplares de Container World, y qué lugares quedan por venir?

Como su título bien indica: lugares de los cinco continentes del planeta, desde el país del sol naciente hasta América, pasando por la fría Europa. Esperando a que lleguen noticias desde el Perú, San Petersburgo o la madre África…

-¿Cual es el lugar más extraño en el que se haya localizado un contenedor con un Buny?

A mi me llegaron noticias de un container que fue visto mientras se cruzaba el desierto por uno de los países más pobres del cuerno de África cerca de la península arábiga, pero seguro que hay muchos lugares exóticos y remotos de los que yo no he tenido constancia o aún no tengo conocimiento y que espero que algún testigo saque su testimonio a la luz si lee este artículo o el que aparece en la revista Tramontana. Como dijo el alcalde de Nueva York Edward Koch en las guerras de estilo: El tiempo lo dirá, el tiempo lo dirá.. jeje.

«La gente pasa fotos solo deslizando un dedo casi sin prestar atención a lo que está viendo.»

-¿Además de piezas tuyas, de qué otros escritores podemos ver piezas?

De todos aquellos escritores que hayan pintado algún contenedor en su vida por su cuenta o conmigo. El factor sorpresa es lo más importante ya que de eso trata éste proyecto.

-¿Cómo has llegado a contactar con las personas que te suministran las fotos? ¿Has tenido ayuda? ¿De qué tipo?

Como te diría un periodista : Secreto Profesional.
La gran mayoría de las fotografías son hechas por mí mismo, ya que llevo investigando éste fenómeno desde hace muchos años. Pero como fotógrafo que soy también tengo algunos contactos que me han proporcionado alguna instantánea que otra. Es el resultado de haber visitado muchos lugares y a la misma vez haberse dejado ver durante años en éste juego.

-Las publicaciones en papel están de capa caída. ¿Por qué has elegido este formato para publicar las fotos?

Me decidí a utilizar el papel, precisamente por eso, porque ya poca gente hace uso de él, y para mí es un error. Recuerdo que hace años era complicado encontrar información sobre artistas que te gustaban, y cuando lo conseguía, comenzabas a crearte tu propia biblioteca de coleccionismo en tu casa que, que a día de hoy sigo manteniendo y veo de vez en cuando. A veces cuando vuelves a leerlos te producen nostalgia recordando momentos muy especiales. Hoy en día con lo digital, eso se ha perdido, la gente pasa fotos solo deslizando un dedo casi sin prestar atención a lo que está viendo. Más o menos como en este blog ahora mismo.

«Todos los soportes son atractivos para un auténtico escritor de Graffiti y no hay ninguna duda sobre ello. ¡Las modas son pasajeras, el Graffiti Real no!»

-Te hiciste famoso pintando trenes de pasajeros, metros de diferentes ciudades y bombardeando las calles. Ahora estas concentrado en el tema de los trenes de mercancías. Si tuvieras que quedarte con una de estas tres facetas para siempre, ¿cual  sería? ¿Por qué?

No me quedo con ninguna de todas ellas. En la variedad me inspiro para renovarme ya que soy un escritor bastante inquieto y siempre investigo todos los campos viables para dejarme ver de cualquier forma posible, utilizando cualquier herramienta o metodología.

-¿Crees que a partir de estas publicaciones se va a poner de moda pintar trenes de mercancías?

No creo, ya que se lleva pintando trenes de mercancías desde finales de los ochentas en todas partes del mundo y los escritores siguen haciendo lo que más les gusta a cada uno… todos los soportes son atractivos para un auténtico escritor de Graffiti y no hay ninguna duda sobre ello. ¡Las modas son pasajeras, el Graffiti Real no!

-El primero ya está agotado, ya es tarde. ¿Cómo se puede conseguir y cuanto cuesta el Container World 2.?

Se puede comprar en la tienda física de Writers Madrid o vía web a un precio razonable de 25€.

-Una última pregunta… Hemos visto piezas tuyas en trenes militares que transportan tanques. ¿Dónde encuentras esos trenes?

¿Quieres saber dónde?

-¿Dónde?

En la casa del conde.

«Container World 2»
A Journey Around the Globe.
24 páginas A4.
Textos en inglés.

Añadir un comentario

En este sitio se utilizan cookies para ofrecer una experiencia más personalizada.
Puede obtener más información de las mismas en nuestra "Política de cookies".