Este pasado domingo El País Semanal, el suplemento dominical de uno de los periódicos más importantes del estado español, anunciaba en su portada un interesante reportaje:  “Graffiteros: la guerrilla del espray”.


Normalmente cuando vemos este tipo de contenidos en medios generalistas, un escalofrío recorre nuestro cuerpo al imaginar, por recuerdo y no por invención, la cantidad de mentiras que se acostumbran a decir sobre un tema tan hermético como es el graffiti sobre metros. En este caso sabíamos que no iba a ser así gracias al conocimiento y perspicacia del fotógrafo Enrique Escandell y el periodista Pol Pareja.

Las impecables imágenes del fotógrafo valenciano acompañan un relato que describe dos acciones de metro en Madrid y Barcelona con un realismo y veracidad nunca antes vista, dejando de lado juicios éticos y centrándose en el romanticismo de la aventura y la creación plástica desinteresada.
El conjunto del reportaje, lejos de ser una apología al vandalismo o al comportamiento incívico, es un retrato nítido de una actividad que es una realidad en todas las ciudades del mundo y que sólo emerge en los medios de comunicacion de masas tras una imagen de violencia y escándalo.
Puedes leer el reportaje entero de Pol Pareja ilustrado por Enrique Escandell en el siguiente enlace.

«En el grupo también hay otro hombre de 40 años, que confiesa que ha vuelto a “engancharse” tras más de una década sin pintar. Cuenta que recientemente se ha divorciado, está en buena forma y nadie le espera en casa.»

“Muchos de ellos son tipos aparentemente normales: tienen trabajo, estudios, pareja, familia…”, remarca Luz Clemente, inspectora jefa de la Sección Operativa Central de la Brigada Móvil de la Policía Nacional.”

“El 90% de nosotros nos ponemos a correr cuando somos descubiertos, el problema es el ruido que hace el otro 10%”. Policía, Mossos y el responsable de seguridad de TMB confirman lo que cuentan la docena de grafiteros consultados: la mayoría de ellos repudian estos actos porque les dan mala prensa y quienes los llevan a cabo suelen ser grafiteros jóvenes e inexpertos.”

“¿Por qué hay gente que se juega su integridad de esta manera por pintar un vagón que ni siquiera va a circular? De las entrevistas con grafiteros y expertos se desprenden tres principales razones: tradición, ego y adrenalina.”

“Son las 3.50 de un martes, la acción ha empezado hace más de cinco horas y uno de los grafiteros se despide. “Me voy a dormir un rato, mañana por la mañana tengo una reunión”.”

Añadir un comentario

En este sitio se utilizan cookies para ofrecer una experiencia más personalizada.
Puede obtener más información de las mismas en nuestra "Política de cookies".