Una de las fiestas más famosas e internacionales dentro de la península Ibérica, tiene lugar en Valencia. Son las archiconocidas Fallas que han pasado a estar en la lista de Patrimonios Inmateriales de la Humanidad, gracias a la decisión de la Unesco.
La fiesta finaliza el 19 de marzo, con la tradicional Cremà, dónde se queman elementos artísticos (antes representaban aspectos repudiados por la sociedad) que simbolizan el salir de lo viejo y darle espacio a lo nuevo.

Cada año, artistas compiten para que su escultura sea la ganadora. Es un trabajo titánico cuya recompensa- amén de lo económico- es acabar bajo las llamas. Os recomendamos que vayáis a visitar la ciudad y su locura alegre durante esas fechas. Este año, además unos de los artistas que compiten son PichiAvo, protagonistas de estas Fallas, ya que han tenido un impacto grande en la ciudad a través de la falla municipal, además de la famosa intervención en el Convent del Carme, su exposición en el Centro del Carme de la capital (comisariada por Frank Picazo), y otra exposición en la galería de arte urbano Plastic Murs.

Fotos por Estrella Jover.

Pero no sólo va de eso este post.

Porque hablaremos de lo que pasó el sábado pasado en la localidad valenciana de Rafelbunyol  (@rafelbunyolfinaldetrajecte).  Allí hicieron equipo, el ayuntamiento de la localidad, nuestro distribuidor Pinturas Herval. Justo una semana antes de que las fallas empiecen han decidido dar un poco más de permanencia al graffiti, habilitando unos muros para que un grupo selecto de escritores de graffiti locales dejen sus piezas. Para redondear la jugada, se creo una minifalda, resultado de la combinación entre un grupo de niños, y unos  MTN Water Based 100, todo ello orquestado desde un taller infantil.
A la cámara de fotos el ojo de Lucas Sanchís Monsalve.
Imperdible.

Añadir un comentario

En este sitio se utilizan cookies para ofrecer una experiencia más personalizada.
Puede obtener más información de las mismas en nuestra "Política de cookies".