Para hoy os traemos algo que se sale del material al que os tenemos acostumbrados. Más allá del spray o la pintura plástica pero compartiendo espacios y una intención similar nos hemos topado con las instalaciones de esta artista portuguesa.

Aheneah, lleva desde el 2016 conjugando dos mundos: el bordado, el punto de cruz, herencia de su abuela y sus estudios como diseñadora gráfica. Dos pasiones que según ella están más unidas de lo que pueda parecer en principio pues el punto de cruz funciona como los pixeles.

Sus instalaciones en la calles no pueden pasarse por alto por su colorido y belleza que cautivan tanto de lejos como de cerca. De hecho, al cruzarnos con su perfil de instagram y en una rápida mirada, es inevitable pensar que utiliza sprays. Y efectivamente, completa el trabajo del hilo con aerosoles en algunas de sus obras.

Sus trabajos en mural, intentan encontrar una simbiosis entre el lugar, el barrio en que se encuentra, los vecinos y su mensaje básico, que en sus propias palabras es éste: El valor que nuestras raíces pueden tener en nuestros caminos. La importancia de no dejar que el conocimiento de nuestras generaciones pasadas se pierda con el tiempo, sino de traerlo para enriquecer a nuestra generación. Conectar y construir la comunicación entre diferentes generaciones es siempre mi objetivo.

Añadir un comentario

En este sitio se utilizan cookies para ofrecer una experiencia más personalizada.
Puede obtener más información de las mismas en nuestra "Política de cookies".