En el juego del graffiti destacar por encima de los demás es una pieza clave y YESK es una de las fichas que mejor se mueven ahora mismo en el tablero de  Barcelona. Unos años después de su primer contacto con el graffiti, es sólo ahora cuando ha encontrado el verdadero sentido a lo que hace a través de la filosofía “pon tu nombre en todos lados”.

[separa]

En esta línea se ha manejado con versatilidad de estilos y ha demostrado que, cuando se sale del canon tradicional marcado en tags y throw ups con estilo, la ironía y carisma especial del graffiti original no se ha perdido del todo. Y es que YESK es, en sí mismo, uno de los mejores eslóganes de la ciudad. Pocos se saben vender mejor que él.

[separa]

Háblanos tus orígenes en el graffiti

Empecé en 2001 con otro nombre y haciendo sólo murales. Con los años fui cambiando a todo lo contrario, volviéndome un poco más “bandolero”. Los murales siempre me han gustado y gustarán, pero con el tiempo vas descubriendo mejor el graffiti y te das cuenta que esto no se trata sólo de ir  a pintarte un mural el sábado o el domingo.

[separa]

¿En qué momento diste con la línea que ahora mismo te caracteriza?

Estética y conceptualmente empecé haciendo un graffiti muy diferente. Mientras estás cambiando tu visión de la movida vas cogiendo otros referentes. Ahora lo que me gusta es el “juego de rol” de poner mi nombre en este parking, tren, autopista o vía y no podría hacerlo en el estilo que tenía antes. Lo importante es poner el nombre y a partir de eso si te ves con corazón de ponerle un detalle más, muñeco o una curva, ya depende de ti.

[separa]

Barcelona es la ciudad en la que te manejas dentro del tablero, ¿qué nos puedes decir de ella?

De aquí me gusta que hay bastantes persianas y que los barrios son muy diferentes. Lo malo es que casi no hay alturas ni vías del metro como en otras ciudades caso de Paris o Berlín. El graffiti es como un “juego de rol”, donde puedes estudiar la ciudad, la línea de tren, metro y calles, con el objetivo de bombardear tu nombre donde aún no has estado. Es como el Risk, pero sin guerras ni pistolas.

[separa]

En cuanto a pintar chapas, recuerdo que hace dos veranos hubo una restricción de agua y los trenes duraban semanas pintados. Si siempre fuera así me encantaría pintar trenes más a menudo. Oí una vez decir a alguien que pintar metro es “graffiti romántico”. Lo haces por la sensación que vives pero no circula, que es el sentido con el que se empezó a hacer e NY.

[separa]

Si se borra es sólo para tener la foto, pero aún así me sigue molando. De todos modos prefiero la calle, porque dura y la gente lo ve. El graffiti es una actividad en la que en seguida se nota si te apartas.

[separa]

¿Y alguna de las razones que te motiva para seguir haciéndolo?

A mis padres les digo que me gusta pintar en la calle porque quizás por circunstancias de la vida mañana me muero y aún así podrían seguir viéndome ahí… Es como un grito de que estoy vivo y no tan atado.

[separa]

Es típico decir esto, pero me gusta la sensación de estar ahora mismo en mi casa y que al mismo tiempo alguien me esté viendo alguna parte de la ciudad.

Añadir un comentario