¿Quién no ha pensado alguna vez que a algunos momentos de la vida les falta banda sonora?

The Sonic Graffiti no es exactamente eso, pero está en los límites de esa suprarrealidad.

Un edificio, una pared y unos aparatos electrónicos camuflados en el muro. Os dejamos con la página del proyecto.

Añadir un comentario