LAHE178, sevillana adoptada por Barcelona – lugar en el que ha encajado como un guante – lleva pintando desde el 2001, mostrándonos de una forma muy personal y contundente su estilo.

Aprovechamos que el próximo 8 de marzo nos mostrará lo último que ha ido pasando por su cabecita en nuestra galería de Barcelona, para que la conozcáis un poco mejor, y entre ruido y risas de fondo se va desarrollando la conversación…

¿De dónde viene tu nombre?

Yo escribía “Heldt”, que es parte de mi apellido, y la gente se pensaba que “LDT” era mi grupo y me llamaba “He”, y de ahí que acabara poniendo “Lahe”. Luego le añadí el “178” porque “es más rapper”. 178 es mi año de nacimiento menos el 9, por si alguien quiere saber mi edad.

¿Cómo llegaste al graffiti?

Me hubiera gustado empezar a pintar muchos años antes… Fue allá por el 94 cuando ya me hacía mis firmas, y en el barrio donde vivía habían escritores pero no los conocía. Estudié en un colegio de monjas, bastante pijo – aunque mis amigas no eran así – y a nadie le gustaba el rap ni lo que me gustaba a mí. Así que no tenía a nadie con quien pintar.

Sólo veía a gente pintar cuando iba a casa de  mi abuelo, por San Bernando, les veía y pensaba “eso lo hago yo, eso lo puedo hacer yo..” pero hasta el 2001, estudiando en la facultad de Bellas Artes, donde conocí a Fafa, no empecé a pintar.

La gente podrá decir que debería haber empezado sola, pero no tenía ni idea de donde estaban las tiendas, ni la gente… Fafa me metió en la “secta”, me llevó a comprar botes, cuatro classics: un blanco, un burdeos, un amarillo medio y marrón chocolate. Me hice una pieza de Heldt en la rampa del skatepark, muy fea, llena de chorretones…

¿Tú sobretodo haces caracteres, siempre ha sido así?

No, al principio hacía piezas, platas, pero me di cuenta que me sentía más cómoda entre caracteres y podía complementar las piezas de mis colegas. En cierto modo me acomodé y bueno, no quita que de vez en cuando me pinte piezas…

¿Crees que es porque expresan más de ti?

No sé, estoy más cómoda, puedo reflejar en cierto modo lo que me pasa por la cabeza y las locuras que se me ocurren o la opinión que tengo sobre determinadas cosas. Me gusta siempre intentar reflejar el tipo de carácter que tengo o dejar claro como no soy. Me gusta hacer piezas, pero en mi ciudad hay más gente que las hace. Te acostumbras a pintar los caracteres en los muros y cuando te quieres dar cuenta y quieres hacer otra cosa, los otros ya no te dejan, jajaja.

¿Qué diferencias ves, si las hay, entre los cuadros y lo que pintas en la calle?

Antes había menos diferencia ya que llevé mi pincelada al spray. Pintaba más a manchas, de un modo más “impresionista” por decirlo de alguna manera… Podríamos decir que esto me enseñó a ver qué cosas quedaban bien y cuales no, y a controlar más el bote, técnicas, etc. Pero cada vez intento separarlos más. Primero por la superficie y después por la técnica. No me gusta usar spray para los cuadros. Quizá los uso para dar pequeños toques, crear texturas, pero creo que los botes son para la pared. Y por otro lado, me estoy reencontrando con el graffiti “más graffiti”: cosas más planas, más rápidas… estoy volviendo al principio. Las cosas más trabajadas de texturas, de formas, de ideas las dejo para los cuadros; me he aburrido de hacer eso en los murales.

¿A nivel temático hay diferencia? ¿Crees que hay dos Lahe?

Quizá dos Lahe no, pero una Ana Langeheldt y una Lahe sí. Ana Langeheldt es academia, lienzo, papel , lápiz, flexo. Ana Langeheldt no suele hacer bocetos a la hora de pintar o dibujar porque nunca le termina quedando como lo tiene en la cabeza y acaba tapando el cuadro o rompiendo el papel…

En muros quizá sí me gusta hacer bocetos, porque normalmente acompaño el trabajo de otros y por respeto a ellos (y por tiempo también, claro), no me gusta ir a lo loco y tener que tapar lo que he hecho si no me sale algo fresco.

No me gusta seguir un tema concreto ni una línea concreta tampoco, porque ya te digo que me aburro demasiado rápido de hacer siempre lo mismo y a parte los muros temáticos molaban más en 2001. Pero tampoco puedo negar que,  queriendo o no, siempre termino pintándome personajadas, raperadas y oscuridades… No sé, quizá esta pregunta debería contestarla otra persona…

“Universo Lahe”… ¿de dónde sale?

Bueno, no lo sé, no le he dado muchas vueltas, pero por ejemplo te diré que no me gusta pintar cosas bonitas. En el graffiti huyo de los tópicos, no soy de las que pintan muñequitas, con rositas, ojos grandes y demás. Si pinto algún personaje femenino intento que sea agresivo, que tenga carácter. Intento que cada cosa que  pinte tenga un poquito mío.

Te acabas de cambiar de ciudad, de Sevilla a Barcelona. ¿Qué esperas encontrar aquí y cuáles son las diferencias que encuentras entre las dos escenas?

En Barcelona quiero probar caminos nuevos, nuevas oportunidades, ampliar campo. Y respecto a la escena, creo que la mayor diferencia que veo es el número de personas que pintan. Aquí hay mucha más gente, pero la gente que hace calle, “chapas”, los que pintan muros, etc incluso los piques son parecidos, porque en realidad el juego es el mismo.

¿Haces más calle aquí o allí?

Al principio en Sevilla si hacía, pero te acomodas, pintas al lado de río, con las cervecitas y tus colegas, y lo dejas un poco de lado. Al final te aburres de la comodidad y necesitas hacer bombing otra vez. Aquí, supongo, que al ser más difícil pintar muros tranquilos y al vivir con gente que hace más calle hace que el gusanillo vuelva… eje.

Cuéntanos, ¿cuáles son tus planes?

Conquistar el mundo desde mi ordenador, jajaja… No, mira: el 8 de marzo inauguro la exposición en la galería Montana, aquí en Barcelona (que me está absorbiendo todo el tiempo y tengo un mono de pintar en la calle que no veas…) y a parte de eso voy a hacer un banner para su página. En Mayo tengo un proyecto de “intervención expositiva” en Sevilla y ando metida en un proyecto de un libro de graffiti, pero no puedo contar mucho más de momento…

A parte de esto, quisiera agarrarme a Barcelona con uñas y dientes así que pelear por estar aquí ahora es mi principal plan.

¿Redes sociales? Llevas unos cuantos blogs, háblanos de ellos.

Tengo un blog, Zumbienuts, donde subo todas las cosas que encuentro que me gustan; videos, fotos, graffiti, etc. Estaba harta de ver ese tipo de blogs, que tiene material que me gusta, pero mezclado  con tías en bolas o con tetas gordas… Entiendo que a la gente le mole, pero a mí me molan los tíos, así  que he hecho lo mismo pero para mis “ladys”.

Luego tengo un tumblr, Lukin Yu, donde sólo cuelgo fotos mías. Es como una manera de enseñar al mundo cómo se ven las cosas desde mi retina. Cosas que me cruzo, pero esta vez en mi día a día. Es mi particular manera de ver lo que me rodea.

A parte tengo mi blog personal, donde voy subiendo los trabajos más nuevos.

Tengo una “ciber-vida” bastante agitada…

¿Crees que las redes sociales ayudan o perjudican al graffiti?

Es una pregunta complicada… Te pueden ayudar a la hora de conocer a gente que pinta, a dar con gente súper buena que quizá de otra manera ni sabrías que existen porque viven en la otra punta del mundo. También ayuda para estar al día de lo que se cuece, de cómo está la escena, eventos, exhibiciones, vídeos de misiones – esto último parece una rima – y creo que esto es bueno. Pero también, opino que los “ladrones” lo tienen mas fácil…

Opino que hay que tener claro que por muchas fotos que tengas en un flickr (por decir algo) y muchos comentarios que hagas a la peña, si eres malo eres malo y ésta es el arma de doble filo de internet. Hay mucha gente (en mi opinión) mala que por el simple hecho de estar en todas partes y ser un “pesao” los ves pues eso, en todas partes.

Al fin y al cabo, creo que el que sabe diferenciar y le gusta el graffiti de verdad, si antes sin internet hacía su camino y seguía a la peña, seguirá haciéndolo igual de real con internet.

“La parte contratante es la parte…” (¿cómo era eso?… jajaja)

¿Qué admiras de los escritores de graffiti?

La bravura, la pureza y la enfermedad. La especie de hermandad que hay que te permite irte a la otra punta del mundo y que alguien que no te conoce de nada te acoja en su casa. Me encanta ese punto chulesco de “tener estilo”, de tener más firmas, piezas, muros, trenes que nadie. La competición a cambio de nada, sólo del reconocimiento. Esos escritores que se tiran horas en el frío, con lluvia, sólo para vigilar un tren. Esa enfermedad de ir buscando huecos donde firmar y hacer una firma más guapa  que la del que está a tu lado lado, de orientarte en ciudades que no son la tuya por las firmas!!!

Me gusta todo, desde el más toy, al más bueno.

¿Qué opinas del street art?

Paso de pregunta…

¿Punto débil y punto fuerte?

Soy una insegura de mierda con el rollo de “uy esto no está bien”, “uy no se si mola”, “uy uy…”, pero a la vez confío en mí misma demasiado… Quizá, si me rayo demasiado pego dos gritos y arriba. La seguridad en mí misma de saber que puedo hacerlo. Las dos caras de la moneda. Doctor Jekill y Mr. Hyde, siemmmmmpre

Despedida y cierre.

Un abrazo muy grande a mis sevillanos de mi alma que pienso mucho en ellos (sobretodo en nuestras  reuniones en el bar del Nowet, bar “La Rosa”), y mucho mucho amor a Barcelona que me ha recibido con los brazos abiertos.

Voy a llorar, tol raaaaaaaaato…

***

Ilustraciones

Pinturas

Muros

(Con Ger y Dems en Sevilla)

(Con Yubia en El Fórum de Barcelona)

(Con Musa en el “Juice Jam”)

Añadir un comentario

En este sitio se utilizan cookies para ofrecer una experiencia más personalizada.
Puede obtener más información de las mismas en nuestra "Política de cookies".