Spok se hizo la primera pieza en el 89, y desde entonces ha estado escondido en un túnel en el centro de Madrid. Después de pasar los 90´s pintando en trenes, sale esporádicamente del túnel a hacerse piezas y a dar consejos muy útiles acerca de la vida y del graffiti, lo cual le hace ganarse el apelativo de “doctor”, hasta que a mediados del 00´s conoce nuevas formas de pintura y formatos, que le lleva a subirse a grúas de grandes dimensiones, causa final de su muerte prematura. Una vez muerto, y resucitado como parte animal-parte máquina, continúa su actividad desde el infierno.

Añadir un comentario