Amante de la fotografía desde 1997, Rodrigo Mirando, seguidor incondicional del graffiti, se ha forjado como un fotógrafo en contacto constante con la vida de la calle.

En 2011 comienza su experimento en el que aprende a controlar los errores de la fotografía analógica para mostrar un punto de vista diferente con imágenes repletas tanto de información como de vida, siendo el mejor medio para explicar las vivencias en ciudades como Lisboa, Milán, Barcelona y Santiago de Chile.

El resultado no dejará a nadie indiferente: distintos collages de fotografías que se solapan, 8 metros de historias contadas de una manera peculiar. Una realidad vista desde una perspectiva a la que no están acostumbrados nuestros ojos ya casi digitales.

Acércate a nuestro Montana Café el próximo sábado 2 de junio a partir de las 19h. para compartir la experiencia de Rodrigo Mirando y tomarnos unas cervecitas fresquitas cortesía de Moritz.

También habrá disponibles a la venta camisetas y algunas serigrafías ¡en colaboración con Laser Barcelona. Y no olvides que la fiesta continúa en el Oviso Bar, ¡uno de nuestros sitios favoritos donde tomar una copa en la ciudad!

Añadir un comentario