Hay dos cosas que impulsan al ser humano a investigar: la necesidad y la curiosidad. En este último caso, el artista Philippe Mastrocola, explorando sus posibilidades nos muestra una cámara oscura que ha fabricado con un bote Hardcore antiguo y que seguro hará las delicias de los más frikis dentro de la escena.

Directamente desde Montreal a través de Sino. ¡Gracias!

Añadir un comentario