El trabajo de Luce puede definirse como bombardeo experimental. Como en el graffiti mas ortodoxo, su objetivo es llegar a toda la ciudad, pero desarrollando un estilo basado únicamente en los materiales, las localizaciones y los medios, dejando totalmente a un lado la modificación formal de las letras.

En su exploración personal del concepto “bombardeo”, Luce descubre reflexiones y se topa con experiencias muy interesantes, como está última que nos ha regalado en su blog, entrañable a más no poder.

“He estado escribiendo en la calle y de nuevo vuelvo a decir que es donde mejor me encuentro, es un intercambio contínuo, suelo pintar por barrios muy distintos y los diferencio por su dinero. Barrios ricos y barrios marginales.

Lo que me ha hecho escribir esto es un comentario de un vecino de tres cruces de unos 40 años.

Al recorrer la acera y ver mi nombre escrito en cada una de las farolas me ha parado, cuando ha llegado a la que estaba escribiendo. Ha sido una conversación interesante desde su inicio hasta el adiós.

Primero no sabía muy bien como dirigirse hacia mi, ya que la segunda letra del nombre que estaba escribiendo era invertida. Así que enseguida lo he leído explicando la modificación. Al verme con una plantilla ha dudado si pertenecía al graffiti, no le ha dado mucha importancia, pero entendía que lo hacia por gusto, cosa que en otras conversaciones por otros barrios, con más poder adquisitivo, lo suelen atribuir a un trabajo, a un duro trabajo.

Con dos palabras le he hecho entender que podíamos hablar de graffiti, pues enseguida a dado paso a lo que me interesa, una experiencia en Madrid hace 20 años. La primera vez que estuvo allí, lo primero que vio fue la palabra Muelle (dibujándola en el aire mientras me lo explicaba). Lo primero que recuerda, menciona.

Le he hablado acerca de él, de su vida y de su muerte. No parecía importarle, tan solo recordaba la forma de la firma.

De pronto han aparecido tres niños juntos de unos 12 años, cada uno de un lugar, ¿eres tú? ¿L***?

El hombre ha empezado a reír….

 

GRANDE MUELLE”

No menos curioso es la investigación que está realizando sobre un abrillantador de suelos, que paradójicamente es el bombardero más prolífico de la ciudad de Valencia.

Añadir un comentario

En este sitio se utilizan cookies para ofrecer una experiencia más personalizada.
Puede obtener más información de las mismas en nuestra "Política de cookies".