Presentación y resume tu vida como escritor para aquellos que no sepan quién eres:

Para los que no me conocen, mi nombre es Blue, Sr Blue. Dentro del mundo del graffiti soy Dero. Nací en Manhattan. En la primera parte de mi carrera, Manhattan fue mi base, pero me mudé al Bronx y empecé a escribir mi nombre localmente en 1980. Soy el orgulloso padre de 4 hijos. Llevo en el graffiti unos 30 años.

Durante el período de 1985 hasta 1988, fui el que más piezas tenía en la 2º y 5º línea de metro, y no creo que haya mucha discusión sobre eso. Del 1988 al 1996 el asunto se puso feo debido al increíble aumento de marrones y el enorme gasto en el que se había convertido el graffiti. La escena cambió. Así que dejé de pintar y no he vuelto a hacerlo hasta el 2012 debido a la demanda popular, algo que explicaré más abajo.

Soy miembro de TFA, TFP, TC5, TBI, FC, TOA, MBT, TCS y estoy afiliado a muchos otros grupos a los que no hago mención porque ya tienen un estatus de super-estrellas.

¿Cómo te metiste en el graffiti?

Antes de empezar, quiero dar las gracias a Montana por su interés en mí, y del que ha resultado está entrevista. Mis principios en el graffiti no fueron sencilloss. La primera vez que lo vi, estaba pasando el rato en Harlem con mi primo Al y nos sorprendió un viejo tren de Mitch77. Al me contó que había ido a la escuela con un famoso escritor de graffiti y que su hermana, mi prima Gina, salía con otro escritor, Jimmy, un tipo majo que pintaba Hast. Era miembro de los TBI e íntimo amigo de UA2 y del legendario Baby168 TVS. Jimmy nos enseñó a mi primo Al y a mí bocetos de los UA2 y nos quedamos alucinados. Poco después, mi primo Al, no sé cómo, consiguió un blackbook del legendario Dez TFA. Desde ese momento, supe que eso era lo que quería hacer.

Desde el principio, tu estilo ha sido muy personal, pero nos gustaría saber, en quién o qué te inspirabas?

Bien, para empezar, ver el tren de Mitch77 me conmocionó. El novio de mi prima nos enseñó los bocetos de UA2 y nos habló tanto de Baby168 que empecé a buscar más sobre su trabajo. Pero, sin duda, mi inspiración fue mi hombre Dezzy Dez, conocido para el resto del mundo como DJ Kay Slay.

¿Qué buscas en tu estilo? ¿Qué es lo más importante para ti?

Hasta donde sé, el estilo es algo por lo que los artistas deberían ser definidos. Debe haber cierta fluidez en el estilo. Por ejemplo, cuando un artista llega a un cierto nivel, no debería haber ninguna duda sobre su estilo. Creo que una de los elementos más importantes es probablemente la limpieza con la que se muestra y más importante la estructura de las letras. Siempre busco el esfuerzo y el detalle de los llamados stylemaster o que cualquier artista pone en sus piezas. Eso, siento, es lo que determina qué clase de individuo es el artista. Por ejemplo, algunos ponen todo suesfuerzo cada vez que pintan mientras otros pintan y pasan a la siguiente pieza.

Así que para mí esforzarse al máximo cada vez es un factor determinante. Eso en la carrera de fondo, define un verdadero stylemaster del resto.

Estuviste lejos de la escena durante mucho tiempo… ¿qué te hizo volver?

La verdad es que no tenía ninguna ganas de volver a formar parte del arte que había estado presente en mi vida. Aún así tuve en el corazón fuego y tristeza durante todos estos años, así que os contaré la verdadera historia. Iba por mi barrio en dirección al banco con mi madre y me encontré a amigo al que conozco desde hace muchos años. Es un artista de graffiti famoso, conocido como Nicer Tats Cru.

Empezamos a hablar y me dijo que me acercase a su oficina a saludar a Bio y BG183. En ese momento le dije que no me apetecía y que ya los vería en otro momento. Un par de días después llamé a Nicer para ver donde estaba porque había salido del trabajo antes de tiempo. Me dijo que estaba con unos amigos y que me acercase a la sección Hunts Point de el Bronx. Dudé un poco, porque sabía que estaban pintando y no tenía ganas de desempolvar todo el asunto del graffiti, pero algo dentro de mí me hizo ir y así lo hice.

Llegué y había una docena o más de artistas desconocidos para mí, pintando unas piezas impresionantes en el muro Drake Avenue en el Bronx. Bio, otro viejo amigo les contó quién era yo y se acercaron a conocerme. Me sobrecogió las muestras de afecto y las grandes palabras que tenían para mí. En ese momento pude sentir la adrenalina en mi cuerpo y supe que no pasaría mucho tiempo antes de que volviese a pintar. No se me podía pasar por la cabeza los avances en técnica y pintura que hay. Estaba impresionado.

Ese día conocí a un buen grupo de gente. Dmote, Jick, Vizie, Jurne, Enue y Kash entre otros. Estos jóvenes me inspiraron de una forma que no creía posible. Cuando vi los colores, y la variedad de estilos supe que esto era una vez más lo que quería hacer. Dos días después, Nicer y Bio me raptaron, me tiraron dentro de un camioneta y el resto en este momento, es historia. ¡Gracias Tats Cru!

(clica sobre la imagen para ampliar)

(clica sobre la imagen para ampliar)

¿Qué cosas echas de menos del pasado? ¿Qué te gusta del presente?

Echo de menos los trenes, sin duda, son el recuerdo de la adrenalina. Del presente me gusta el ambiente de camaradería internacional.

¿Qué diferencias ves entre la pintura de antes y la de ahora?

La pintura de mi tiempo era de alta presión, y tenías que ser rápido y hábil para hacer una buena pieza. No era un proceso largo. A día de hoy, la mayoría de la pintura parece de baja presión y hay caps de todos los tipos. Todo eso hace para mí mucho más fácil la transición. Eso no quiere decir que los escritores de ahora no tengan habilidad, porque la tienen, pero sería difícil que hicieran todos esos efectos y trucos usando las viejas marcas de pintura como Krylon, Rustoleum o Red Devil. No puedo hablar por todos los artistas de mi época, pero puedo decir honestamente que estoy impresionado con todas las nuevas técnicas. Me encanta la evolución y el graffiti de está época.

Escritores a los que estás echando el ojo estos días…

Ésta es una pregunta difícil. Hay muchos egos y muchos bravos. Así que no voy a contestar, aunque me gustaría hacerlo. Sin embargo lo que haré será saludar a todas las increíbles e inspiradoras artistas femeninas y escritoras de todo el mundo. ¡Seguid vuestro camino! Eso es algo que me hace muy feliz.

Cuéntanos, por favor, alguna anécdota de tu vida como escritor.

Aquí va una historia sobre cómo mi carrera estuvo a punto de detenerse. Fue probablemente sobre finales del 85 o principios del 86, un período en el que ya estaba establecido en los trenes.

Para sorpresa mía Pjay UA me había pisado algunas piezas. Justo un día o dos después de este descubrimiento vi a Pjay en la estación de East Tremont en la 2 con la 5. Ese era un buen sitio para hacer fotos de los trenes. Yo estaba con Wane en ese momento así que le advertí que se quedará a un lado, pues la cosa se podía poner fea. Pjay, que ya era un escritor famoso, estaba reventando la 2 y la 5 a throw-ups. Esto no era bueno para mí. Lo que menos necesitaba era una guerra. Mucho que perder y poco que ganar. Era raro que me hubiese tachado las piezas así que estaba con la mosca detrás de la oreja. Lo que no sabía era por qué me estaba jodiendo. Me acerqué a él con una tubería escondida bajo la manga, por si pasaba algo, era un hecho conocido que Pjay no era alguien a quién se pudiera tomar a la ligera. Nos miramos y noté qué sabía que pasaba algo. No podía negar quien era. Le pregunté: ¿eres Pjay? Sin dudarlo, lo admitió. En este punto de la conversación le dije que yo era Dero, y le pregunté por qué me estaba tachando. No tenía problemas con él y no tenía idea de por qué alguien como él quería tacharme. Me contestó que le daba igual cuantas piezas tuviera o cuantos throw-ups le tachara con tal de que los tapara del todo, sin dejar rastros de su nombre. Esto puede sonarle raro a las masas no informadas, que pueden no estar enterados de que el arte fuera de la ley que practicamos viene con normas. De hecho, si vas a hacer piezas y en el proceso tapas a un escritor establecido, es de cortesía tapar por entero su nombre así no parece una falta de respeto.

Por lo que a mi respectaba nunca había dejado algún trozo de sus throw-up sin tapar y pensé que me estaba tomaba por tonto. Casualmente, en medio de la conversación, uno de mis trenes entra por la estación y veo la mitad de unos de sus throw-ups saliendo por detrás de mi pieza. En ese momento, me quedé boquiabierto y mi mente se quedó en blanco. Rápidamente, me di cuenta de que si no arreglaba este problema, la cosa seguiría. Mi mente empezó a trabajar. Miré a Pjay y le prometí que no volvería a suceder. Por alguna razón, vi en su mirada que el conflicto se había resuelto. Hasta donde yo sabía Pjay era un hombre de palabra. Honestamente, ésta es una de las situaciones más problemáticas en las que me he envuelto. Terminamos la conversación y al darnos la mano, mostré la tubería que llevaba cómo para demostrar que todo estaba bien. Unos segundos más tarde otro tren llegó y dos tipos sospechosos se bajaron del tren y se pusieron a hablar con Pjay. Ahora, deseando seguir teniendo la tubería, vi como saludaban a Pjay y se iban. Fue un momento con mucha tensión. No soy ningún cobarde, pero en ese momento yo debía pesar un poco menos de 70 kilos y ellos debían tener… No hubiese sido nada bueno. A medida que el tren se iba, pudimos ver otra pieza de Dero con un throw-up a medias de PJAY. Le echó un vistazo, me sonrió mientras me miraba como diciendo que no sólo había pasado una vez. No podía creerlo, me disculpé y le invité a que si alguna vez quería pintar, sería un honor pintar con él. Mientras se marchaba, me dijo quiénes eran esos dos tipos. 3C y Drift, dos conocidos matones.

Tío, qué feliz estaba de que todo hubiese acabado. Pasaron los años y Pjay llegó a ser un gran amigo el cuál me ayudó después en tiempos difíciles. De haber ido mal, nadie a saber qué hubiera quedado de mí. Mi progreso se podría haber paralizado, podría haber perdido innumerables piezas en una guerra antes de que tuviera la oportunidad de alcanzar mi cumbre. Afortunadamente, todo salió bien.

Al final me dirigí hacia las escaleras y le dije a Wane que todo estaba bien. A partir de ese momento nunca me metí en problemas y el resto, como dicen, es historia…

Añadir un comentario

En este sitio se utilizan cookies para ofrecer una experiencia más personalizada.
Puede obtener más información de las mismas en nuestra "Política de cookies".