El bueno de Lush es como el vino agrio… mientras más pasa el tiempo más ácido se vuelve. En sus últimas ilustraciones está diseccionando en forma de clichés todo el ecosistema que envuelve el mundo del graffiti. Evidentemente al estilo Lush, una punzante sátira de verdades como puños. Hemos seleccionado las caricaturas que más nos han hecho reir.

Escritor convertido en tatuador

Típico joven copión de Sofles, “quiero y no puedo”.

Excéntrico erudito del street-art.

Inventor loco del graffiti.

Hardcoreta que ahora es un escritor.

Miembro de un grupo de graffiti aunque no pinta.

Tipo que te ofrece pintar legalmente.

Novia de escritor de graffiti.

Añadir un comentario