Ya estamos acostumbrados a ser sorprendidos periódicamente por las producciones de SatOne. Su última obra realizada durante su breve estancia en Frankfurt no es una excepción. Satone, juega una vez más con su línea formal, limitada en esta ocasión por los requirimientos conceptuales de la pieza.

El graffiti es un medio de expresión de caducidad automática, de ahí que surjan ideas para su conservación entre las que pueden incluirse cosas tan cotidianas como la difusión por Internet. Proponiendo una preservación  más pura y al estilo de las obras de arte convencionales, SatOne sugiere el traslado de la pintura de la calle a la galería. Por esta razón nos presenta una composición casi totalmente eliminada de la pared para, supuestamente, ser instalada en un lugar seguro. Una genial idea que nos deja con la inquietud de imaginar qué hay en la composición completa.

Suso33 propuso una reflexión similar hace 10 años con su Legal / Ilegal. La ubicación de la obra influye en su aceptación, cosa que pone de manifiesto lo contradictorias que pueden llegar a ser las opiniones que suscitan las obras de graffiti.

Añadir un comentario

En este sitio se utilizan cookies para ofrecer una experiencia más personalizada.
Puede obtener más información de las mismas en nuestra "Política de cookies".