Hace poco, mi súper alta amiga Musa 71, decidió visitar San Francisco. Nos hacía ilusión su visita y con nuestros amigos 1AMSF decidimos que pintara un muro en el centro de la ciudad. El muro se encuentra en una de las zonas menos deseables de la ciudad, pero hablamos de graffiti, así que no somos quién juzgar.

 Establecí unas cuantas normas para que Musa pintara tranquila. Uno, no hables con nadie, pues el 95% por cierto de la gente de la zona son sin-techo con algún que otro desorden mental, adictos al crack, la cocaína o ambos. No le expliqué porque era mejor no hablar con nadie, pero creo que el plan funcionó bastante bien.

A lo largo del día se sucedieron algunas anécdotas curiosas. El hombre que le pidió que le pintase los brazos, y que, después de pedirle que se marchara, restregó ambos brazos contra la pared, se manchó la chaqueta y salió corriendo. La mujer que dijo: “¡qué bonito!” y que al no obtener respuesta de Musa la mandó a la mierda, porque no se dio cuenta de que Musa no la escuchaba con los auriculares puestos. El hombre que asumió que la cámara le robaría el alma, y que intentó que yo se la devolviese cuando le di la razón.

 En definitiva fue un gran día, y estoy muy contento de haber pasado el día con uno de mis escritores favoritos.
¡Hasta la próxima!

Dan, MTN USA.

En diciembre del año pasado, hace poco más de un mes y tras pasar una semana en Miami para el Art Basel, hice parada en San Francisco. Los motivos:

-Por qué no?
-Visitar a mis amigos de MtnColors Usa
-Pintar y conocer la ciudad.

 Pintar “legalmente” no es tan sencillo como lo es en Barcelona pero, por suerte Dan (MtnColors Usa)  y la galería 1AM aunaron esfuerzos y me cedieron una de sus paredes. La galería está en Soma, un barrio de lo más curioso y lleno de vida. Extraterrestre pero vida. Jamás he visto tanta gente en silla de ruedas. Tampoco había visto con anterioridad a tanta gente balbuceando y gesticulando como si estuviesen poseídos.

Si no fuese una ciudad llena de luz ( y preciosa) podría ser la boca del infierno.
Recuerdo a Dan diciéndome “tú pónte a pintar y escucha música, no hables con nadie. Del resto me encargo yo.”

Así lo hice. Con la música a toda ostia, del exterior sólo oía las sirenas. De vez en cuando y como si estuviese en una pecera veía a alguien acercarse y mover la boca, y los brazos como un molino de viento. Bastante curioso, la verdad.

Musa TFP, Black Magic, FHJ, Funky Colors.

musa_san_fracisco_montana_colors_graffiti

Añadir un comentario

En este sitio se utilizan cookies para ofrecer una experiencia más personalizada.
Puede obtener más información de las mismas en nuestra "Política de cookies".