El maestro del metal Mach KGB nos muestra sus Tres Ases. Lee las sorprendentes historias que hay detrás de cada pieza.

WIZ DAZ door to door 2007, Sidney Tangara.

Adoro este panel ya que representa uno de mis periodos favoritos pintando trenes en mi ciudad natal, Sidney, y con uno de mis mejores amigos que conocí gracias al graffiti.

Yo y Daz nos habíamos hecho amigos desde hacía poco y decidimos unirnos para ir a pintar. Nos hicimos muchos paneles en esa época y los WIZ DAZ de puerta a puerta circulaban durante muchos días.

Este es uno de mis preferidos, fue pintado en Sutherland (que no existe actualmente). La pintura importada como MTN era muy cara en aquel momento así que los escritores australianos acostumbraban a mezclar pigmentos para pintura plástica dentro de los sprays de mierda que podías robar en las tiendas de bricolaje y así hacer tus propios colores custodiados con una cubrición decente. Daz se encargo de hacer la pintura para este panel.

mach_kagb_madrid_subway_three_aces_mtn

MACH Madrid 2013

Este panel fue pintado durante una de mis más memorables vacaciones. 4 días sin dormir de acciones loquísimas, muchas peleas con los de seguridad y muchas carreras. Al final volví de casa de buena gana. Creo que pintamos 8 o 9 metros en esos 4 días. ¡Era un no parar!

Este panel lo pinté con Dey, Lose y Sorcek. Cuando estábamos abandonando el hangar nos tuvimos que enfrentar a la seguridad pero, por alguna razón que no sabía, en lugar de quedarnos en el sitio gritando, algo dijeron en español y todo el mundo corrió rápido bajo los metros hacia el otro lado del hangar.

Cuando llegamos al otro lado nos dimos cuenta de por qué corríamos: Dey y Lose empezarón a marcares otra pieza, hahahaha. Tal y como acabamos los de seguridad caminaron alrededor nuestros mientras pintábamos las nuevas piezas, pensaban que nos habíamos ido. No se pusieron muy contentos.

mach_kgb_wholecar_sydney_train_,tn_three_aces

MACHINE whole car Sidney 2012

Este lo pinté con mi colega Vas de Budapest.
Había intentado hasta 3 veces hacerme un one man whole car antes, pero siempre algo salía mal. Llegué a pensar que tenía una especie de maldición voodoo y nunca podría llegar a acabar un whole car en mi propia ciudad.
Esa noche sentí un gran alivio cuando lo acabe y creo que me coloqué un poco con los vapores. No paraba de gritar ‘whole carrrrrssss’ desde la ventana del coche a los peatones durante el camino de vuelta a casa.

Todavía no he visto la foto del whole car de Vas. Cuando volvimos para hacer fotos de día él me dijo que no hiciera foto de su vagón ya que ‘la gente no necesita saber como es el whole car que hice, sólo necesitan saber que lo hice’. Para la memoria cabe decir que era un piezón wild style.’

 

Añadir un comentario