Una popular canción infantil serbia ha servido de inspiración para un mural realizado en la escuela “Tanasko Rajić” en la ciudad de Čačak (Serbia). La pintura forma parte del proyecto “Pozitiva” financiado por el ayuntamiento de la ciudad. Olgica Terzić, Stefan Stojanović, Radovan Radenković y Vuk Đurić, antiguos alumnos del centro, son los artistas que han ejecutado la representación.

Añadir un comentario