El grupo brasileño L163, de visita por Viena, no puede evitar dejar un buen puñado de piezas en el suburbano de la ciudad. Diez minutos son suficientes para pintar, y dos para resumirnos las acciones en un curioso vídeo que mezcla dos culturas diferentes arropadas por la enorme capa del graffiti.

Añadir un comentario