Apropiándose de lugares destinados a la publicidad, Salamech ha conducido una serie de intervenciones por la ciudad de Barcelona. Cambiando los carteles de anuncios por sus propias obras, el artista de Montpellier regala a los peatones unas láminas en las que se mezcla el retrato colorista y expresivo con su divertido estilo de letras. Una nueva etapa en la que Salamech deriva el graffiti a un diálogo con la calle y sus normas. Vídeo producido por Finocchiaro Anthony.

Añadir un comentario