Las temperaturas extremas de la ciudad rusa de Nizhni Nóvgorod en invierno no resultan el lugar más como para hacerse una pieza. Sin embargo la gente de The Orlines demuestra su tenacidad pintando una plata de gran tamaño sobre el río Volga, convertido en hielo a 30 grados bajo cero. A veces no hay retos más duros que los que propone la propia naturaleza.

Añadir un comentario

En este sitio se utilizan cookies para ofrecer una experiencia más personalizada.
Puede obtener más información de las mismas en nuestra "Política de cookies".