Exposición, intervenciones y graffiti. Salamech ha aprovechado su última visita a Barcelona para hacer las tres cosas, dejando claro así su productividad y compromiso. El artista de Montpellier sorprendió en El Montana Cafè Restaurant con la exposición «Fragmentado», presentando un original formato además de las convencionales láminas: trozos de persiana. Una referencia directa al origen callejero de su estilo y el espíritu que éste representa.

Además de pintar una pared junto a sus amigos italianos SoCool y M. Kee, el francés volvió a invadir algunas marquesinas del centro de la ciudad para exhibir sus otras obras de mayor formato, tal y como nos enseña en este vídeo grabado bajo la afinada mirada de Perrick Campboy. Una vez más, Salamech ha dejado huella en la ciudad… y en nuestros corazones.

Añadir un comentario