A principios de este mes Os Gemeos volvían a dejarnos boquiabiertos con un nuevo trabajo mural, esta vez realizado en Estocolmo. Se trata de la primera acción de los hermanos Pandolfo en la capital sueca, una ciudad nada acostumbrada a este tipo de intervenciones dada su rigurosa legislación contra el graffiti y el arte urbano.

Debido a este aspecto, Os Gemeos han llevado a cabo su cometido entendiéndolo como una gran responsabilidad tanto por el significado que esta acción tiene para la ciudad, como por la voluntad de manifestar el agradecimiento a la receptividad que han sentido por parte de la gente durante su visita.

Esta nueva obra presenta lo mejor del inconfundible estilo de Os Gemeos enfatizado por ciertas peculiaridades fácilmente apreciables. Por primera vez, la figura femenina es el elemento primordial de una representación dividida en tres perspectivas diferentes, definidas por los tres tamaños de los personajes principales. La iconografía de los hermanos aparece en su máximo esplendor creativo gracias a la abundante ornamentación llena de detalles que nos permite desgranar varios personajes e historias secundarias.

Miremos donde miremos la obra nos lleva a nuevos universos, como es en el caso de las zapatillas que calza el niño. El estampado de estas sirve de ventana a una nueva dimensión en la que Os Gemeos hacen un guiño al estilo de pintura que les caracterizaba en los años 90. Una voluntad de poner en contacto lo viejo con lo nuevo que también vemos en el vagón de metro de juguete. Como ya hicieron en Milán, el modelo de metro vuelve a ser el símbolo metonímico de la ciudad, tratándose en este caso del antiguo metro verde de Estocolmo, retirado de circulación hace años.

El carácter onírico y desbordantemente sugerente de las obras de Os Gemos hace imposible vincularlas a un concepto concreto que las pueda explicar. Sin embargo, en esta ocasión existe un potente significado representado por la relación que se procesa entre los personajes. La muestra de afecto y atención, el cuidado, conecta a las figuras principales, una composición que habla de un equilibrio vital motivado por el amor.

La difusión del amor es el mensaje general de una obra que no sólo vuelve a abrir una puerta a un universo de fantasía, color y cariño. Esta vez, Os Gemeos han abierto otra nueva e importante puerta: la de la cálida sensibilidad artística en las frías calles de la ciudad de Estocolmo.

Texto por Alberto F.

 

Añadir un comentario

En este sitio se utilizan cookies para ofrecer una experiencia más personalizada.
Puede obtener más información de las mismas en nuestra "Política de cookies".