El sur de España es rico a múltiples niveles, y en el graffiti no podía ser distinto. Una de las gemas que podemos encontrar es este escritor de Málaga, Imon que nos ha cautivado por tener un sentido del humor que aplica de una manera muy fresca tanto a lo que pinta en pared como a sus cuadros; muchos de ellos relatan bromas internas relacionadas con el graffiti.

“Creo que cualquiera que entienda una broma o un meme, puede entender lo que hago, y todo el mundo entiende un meme”

¿Cómo empezaste a pintar y cómo defines tu estilo?

Empecé en el graffiti como todos, firmando de niño. Pero la cosa se puso seria.
Pinto. No sabría cómo definir mi estilo, me gusta que eso lo decida el público.

-En el caso de tus piezas intentas jugar con conceptos que van mucho más allá del graffiti convencional utilizando dibujos, memes e ideas muy creativas. Estas ideas parecen ser la parte principal de tus piezas, dejando de lado el estilo. ¿Cómo has llegado a eso?

Siempre he pintado lo que me ha gustado y lo que me ha acompañado. Ahora pasa lo mismo, pinto conceptos relacionados con mi vida, con internet, con lo que consumo y tal. Al final se trata de experimentar y de no tener miedo a la hora de pintar. Todo es evolución. Creo que mis piezas han ido evolucionando conmigo, como persona. Cuando alguien tiene otras inquietudes y otros intereses, se nota en el trabajo. Ya sea música, arte, cine, poesía, fotografía… todo influye.
Un ejercicio muy difícil para los que pintamos graffiti es deshacernos del ego, es decir, salir a pintar y no dejar tu nombre en la pared.

“Las escenas de policía son más y muy comunes, y algunas están basadas en hecho reales.
Recuerdo que una vez nos entró la policía en un muro, uno de ellos cogió un bote y me puso TOY en la pieza… jaja”

-¿Tu graffiti es diferente al de la mayoría de escritores? ¿Es por que tienes un objetivo diferente? ¿Cuál es?

No… Suena a tópico, pero el único objetivo que tengo al pintar es pasarlo bien, disfrutar el momento, y eso creo que lo hacen todos los escritores a su manera.
Nunca he tenido ningún objetivo la hora de pintar en pared, no tengo ningún compromiso con el mundo del arte ni trato de transmitir un concepto a ningún público. Salgo a pintar del mismo modo que lo hacía cuando era un niño y me lo paso igual de bien, haciendo algo diferente.

 

-¿Cómo se te ocurren esas ideas?

Saliendo a la calle, viendo una película, escuchando música, “mierdeando” en internet, visitando un museo, haciendo deporte, hablando con amigos, en la ducha o durmiendo la siesta. Siempre salen ideas de cualquier parte, del pasado, presente y futuro. También ayudan unas pastillas que me recetó mi doctor.

-¿Recibes muchas críticas por hacer un graffiti tan poco convencional?

Las críticas siempre vienen por parte de gente del mundo del graffiti o de alguien con una mentalidad clásica o más cerrada. Y casi siempre suele ser dentro de mi ciudad o dentro de mi país (por ese orden). Pero luego me lo paso bien comentándolo con amigos y leyendo cosas como “eso lo hace un niño de 5 años” o “vaya trazo más mal hecho” o el famoso “ese estilo es de modernos”. Fuera de mi ciudad todo es más positivo, y es con eso con lo que me quedo. Agradezco mucho cada comentario y cada mensaje de buen rollo que me mandan. Besos a todos. Soy un cursi.

-Seguramente la mayoría de la gente que se pronuncie a cerca de lo que haces es porque le gusta. ¿Crees que todos entienden algunos mensajes irónicos o sólo les gusta porque hay dibujos? ¿Te tomarías la molestia de explicarles un poco las ideas? ¿Qué les dirías en términos generales?

Memes. Creo que cualquiera que entienda una broma o un meme, puede entender lo que hago, y todo el mundo entiende un meme. En este caso, casi siempre es Imon Boy el protagonista. Al final se trata de poner mi nombre pero de otro modo.
En cuanto al resto de obras, hay algunas piezas que tienen algo de humor y de ironía, y van un poco en contra de la mentalidad clásica del graffiti. Me viene a la cabeza la frase de “el graffiti está en la calle y no en internet”, y me imagino a alguien de mentalidad clásica (propenso al vandal) viendo como un escritor se posiciona del lado de internet en vez del lado del graffiti, y me hace gracia que piense lo toy que soy. El graffiti está donde yo quiera que esté, que para eso es mío.
Al fin y al cabo, soy un egocéntrico. Solo hablo de mí.

“Un ejercicio muy difícil para los que pintamos graffiti es deshacernos del ego, es decir, salir a pintar y no dejar tu nombre en la pared.”

-¿Las escenas que explican historias con la policía están basadas en hechos reales?¿Alguna vez te ha visto algún policía pintándolas? ¿Qué te han dicho?

En cuanto a las escenas de aliens… No puedo dar información sobre ese asunto… Me hicieron prometer que no contaría nada.

Las escenas de policía son más y muy comunes, y algunas están basadas en hecho reales.
Recuerdo que una vez nos entró la policía en un muro, uno de ellos cogió un bote y me puso TOY en la pieza… jaja
Hace un año, una patrulla de nacionales vino a un muro, y me dejaron conducir su coche por el barrio. Me crucé con mi madre y le puse la sirena. (Estuvo guapísimo). Hace poco, en una persecución, un coche patrulla se estrelló de frente contra una pieza mía y me llevé una buena foto.
Esta historia es delicada… Hace también muy poco, una mujer me pilló firmando, era policía secreta. Me dijo que tranquilo, que me seguía en instagram y tal, que le gustaba mucho lo que hacía, que tuviese más cuidado la próxima vez y que tal vez podríamos tomar algo algún día. Yo flipé… Me dio su número de teléfono y yo tan tonto lo perdí. (Si estás leyendo esto, escríbeme <3 )

También hay historias malas, pero las contaré después de juicio.
Me llevo muy bien con ellos, son muy tiernos.

-Imon boy es un escritor de graffiti pero también un artista. Sin embargo todo lo que haces fuera de las paredes habla también del graffiti en sí. ¿Te consideras un escritor que hace arte o un artista que hace graffiti? ¿por qué?

Me considero una persona que pinta. El graffiti y el arte es un pilar fundamental para mí, pero no es lo primero en mi vida. Por eso cuando pinto o dibujo meto muchos conceptos del mundo del graffiti y de fuera de él.

“El graffiti está donde yo quiera que esté, que para eso es mío.”

-Si dejaras de pintar graffiti, ¿sobré qué historias pintarías en tus ilustraciones?

Esta misma pregunta me la hizo el equipo de Netflix. Me propusieron hacer una mini película sobre mi trabajo, pero la cosa quedó un poco en el aire. Lo hemos aplazado para dentro de dos años.
Así que supongo que hablaría de este tipo de anécdotas en mi obras, o de mi adicción a la crema de cacahuete, de mi antiguo curro de ascensorista, de las series que me mola como Trailer Park Boys o de las cosas que han pasado por mi vida. Y si no me han pasado, me las invento. Es lo que suelo hacer.

-Una de las cosas que más nos apasionan de lo que haces son tus pinturas e ilustraciones fuera de la pared. En ellas se cuentan historias divertidas enmarcadas en un contexto de graffiti a veces surrealista. ¿Cómo se te ocurren esas ideas? Pon algún ejemplo concreto, como la pintura de los cowboys o los astronautas pintando trenes.

Desde pequeño me ha interesado todo lo relacionado con el espacio. Algunos de los requisitos para ser astronauta son: tener una presión arterial inferior a 14, una visión 20/20 sin gafas y una altura entre 1,49 y 1,93. Yo, con un doctorado de física y ciencia del espacio (astronomía), me quedé fuera por medir 3 centímetros más y tener más masa muscular de lo permitido… Por cosas como éstas me gusta fantasear y pintar escenas como las del astronauta pintando, algo que no he podido hacer yo.

Además de mi interés por el espacio, también tengo interés por el arte, los videojuegos, por el cine, la música, mis amigos, la fotografía, etc… Todo esto es la base de mis obras.
De cualquier cosa puedo tener ideas. Y esas ideas me vienen a la cabeza solas cuando dibujo. Es como contar un chiste que no tiene gracia.

-Dinos escritores y artistas que te gusten y por qué.

Mi crew, que no tienen nombre: Temek, Back, Webo, Jean, etc. Mis colegas, con los que suelo salir a comerme unas pipas o ir a la playa o intercambiar memes, y que también son artistas.
Me gusta mucho la pintura de Ana Barriga o de Jonas Wood. También nuevas movidas como las de Austin Lee o la obra de Escif, Aryz, Gordo Pelota, etc. Es difícil hablar de uno en concreto.

Añadir un comentario

En este sitio se utilizan cookies para ofrecer una experiencia más personalizada.
Puede obtener más información de las mismas en nuestra "Política de cookies".