Ciudad Real (España) se convierte en el museo de arte urbano más grande del mundo gracias un titánico proyecto dirigido por Ink and Movement.


Los silos son construcciones diseñadas para almacenar grano u otros materiales. Por su gigantesco tamaño, se trata de edificaciones que irrumpen de forma estridente en el paisaje campestre, con una estética poco amigable. Con la idea de aprovechar estas enormes superficies como soportes artísticos de interés cultural y social, Ink and Movement ha puesto en marcha el proyecto Titanes.

Pero el objetivo de esta acción no es simplemente la de aportar un valor estético y artístico a una edificaciones. Durante la ejecución de los murales, los artistas participantes han convivido y trabajado en diferentes actividades junto a personas discapacitadas, gracias a la colaboración de la fundación Laborvalía.

Este es un proyecto transversal que consigue unir la inclusión social, la apuesta por el arte urbano y la recuperación de nuestro patrimonio rural. La provincia es ahora un museo al aire libre en el que nuestros pueblos son parte de las obras. Las personas con capacidades diferentes que han participado son nuestros verdaderos “titanes”.

Los diferentes artistas que han participado, cubren un amplio espectro estilístico: Okuda, Hell’O, Daniel Muñoz, Spok Brillor, Bicicleta sem Freio, Smithe, Demsky J y Equipo plástico han ideado, ejecutado y dirigido las intervenciones de esta iniciativa que, en palabras del propio Okuda, “pretende cambiar, a través del arte, la imagen que la sociedad tiene de las personas con discapacidad”.

Añadir un comentario

En este sitio se utilizan cookies para ofrecer una experiencia más personalizada.
Puede obtener más información de las mismas en nuestra "Política de cookies".