Sale a la luz “Una Mina de Color”, corto documental dirigido por Germán Rigol que nos lleva al proyecto desarrollado por Zosen y Mina en el famoso barrio barcelonés de La Mina.


El barrio de “La Mina” ha sido considerado una de las zonas más conflictivas, no sólo de la ciudad de Barcelona, sino también de todo el estado español. Nacido en 1969 como proyecto para realojar a las poblaciones de diferentes núcleos de infraviviendas de Barcelona, La Mina cobró fama gracias al cine quinqui, un género cinematográfico surgido en España durante los años 70, que narra las peripecias criminales de diferentes adolescentes. A pesar de algunas mejoras en cuanto a seguridad que solo pueden verse desde una perspectiva temporal amplia, La Mina sigue considerándose algo parecido a un gueto, cuya situación social parece no experimentar un cambio efectivo.

“Desde hace tiempo nos rondaba la idea de pintar un gran mural en el barrio de La Mina, para darle color a las calles y visibilidad a la comunidad”.

En el verano de 2018 Zosen y Mina empezaron a hacer talleres con algunas entidades que trabajan con jóvenes del barrio para poder acercarles su arte mural y la propuesta de crear un mural participativo con las ideas de todos. El primer taller se realizó en l‘Associació Casal Infantil de La Mina, dónde los niños y niñas pintaron sus ideas y sueños de cómo imaginaban La Mina del futuro. En otoño se continuaron los talleres con las entidades Salesians Sant Jordi (Grupo Unión) y el Casal dels Infants. En los talleres participaron jóvenes de diferentes nacionalidades y culturas, los cuales son vecinos de La Mina y el Besòs y demuestra la variedad multicultural del barrio. Los artistas Zosen y Mina recogieron las ideas que dibujaron y pintaron todos los participantes de los talleres, y a partir de ahí empezaron a crear la propuesta para el boceto del mural.

Un barrio dónde la diversidad cultural está presente, el flamenco, el mar y los planetas que forman parte de los nombres de las calles y componen la galaxia de La Mina. Los niños participantes de los talleres cuándo se les preguntó que deseaban o cómo imaginaban su barrio del futuro la mayoría coincidió en valores como: la convivencia, el respeto entre las diferentes culturas, dar visibilidad dentro de la sociedad a las personas que viven en el barrio, la paz, la naturaleza, espacios verdes, la amistad, el amor, la familia y la cultura.

Añadir un comentario

En este sitio se utilizan cookies para ofrecer una experiencia más personalizada.
Puede obtener más información de las mismas en nuestra "Política de cookies".