La dramática marcha de Julione hace difícil encontrar reflexiones positivas al respecto. Pero es nuestro deber como seres humanos subrayar todo lo bueno que este escritor de 13 años ha aportado, aunque solo sea para encontrar un atisbo de consuelo dentro de su desgarradora ausencia.


El caso de Julione se convirtió en una causa que logró unir a la comunidad de escritores más allá de las fronteras nacionales.

Desde que, hace dos años, se le diagnosticara leucemia, el caso de Julione se convirtió en una causa que logró unir a la comunidad de escritores más allá de las fronteras nacionales. La genialidad de sus piezas, en las que muchas veces se reflejaba su pasión por los superhéroes, se convirtió en el conducto por el que se canalizó la solidaridad de gran cantidad de escritores de todo el mundo. Desde el apoyo moral en forma de dedicatorias hasta el desarrollo de proyectos como el puesto en marcha por la marca Hawkers.

La figura de Julione sirvió y sirve también para concienciar a la comunidad del graffiti a cerca de enfermedades de difícil cura y su triste impacto en los más pequeños. Tras una lucha de dos años con el apoyo de su ejemplar familia, el imaginario de superhéroes que rodeaba su dimensión de fantasía ha parecido ser un presagio de algo más grande y real: Julio era el superhéroe de carne y huesos cuya figura se ha convertido en todo un icono para el mundo del graffiti.

Esto nos recuerda que somos las personas las que tenemos que luchar por la justicia

Con casos como el de Julione se hace especialmente difícil comprender la injusticia del destino, pero a la vez esto nos recuerda que somos las personas las que tenemos que luchar por la justicia, por que precisamente, la vida no siempre es justa.

Añadir un comentario

En este sitio se utilizan cookies para ofrecer una experiencia más personalizada.
Puede obtener más información de las mismas en nuestra "Política de cookies".