Ansya se ha erigido en el panorama del graffiti Barcelonés como uno de los nombres que más han dado que hablar en los últimos años. Haciendo honor a su nombre, su ansiedad creativa le ha llevado por otros terrenos artísticos que van desde la ilustración hasta el tatuaje o la moda. Hoy inaugura su primera exposición artística individual en El Montana Cafè Restaurant, así que hemos aprovechado para charlar con él.


¿De dónde viene Ansya?
No me acuerdo de donde lo saqué concretamente. Pero ya había utilizado otros nombres que no me molaban tanto. Este tenía gancho por que no era el típico nombre de graffiti… que si Ator, Pator y así, cosas que no quieren decir nada. Me llamó la atención por que representaba mi actitud y por que es un nombre que no sabes si es masculino o femenino.

“Prefiero hacer algo a medias que no hacerlo”

Esa actitud tiene que ver con todo lo que haces, te mueves por muchos campos diferentes además del graffiti…
Así es, me da ansiedad no poner en marcha las cosas que he pensado. Prefiero hacer algo a medias que no hacerlo… Me pasa como con el estilo que tengo al pintar o al tatuar, es caótico por que me gustan muchas cosas diferentes.

Muchos escritores que se dedican a diferentes formas de arte cambian su estilo, pero tu tienes tu misma línea… ¿Tiene una explicación?
No se si estoy capacitado para juzgar así mi trabajo por que ni siquiera yo sé si es un estilo o si recuerda a muchas cosas de forma separada… Yo intento buscar mi estilo y de momento lo estoy resumiendo con un patrón de colores que creo que es fundamental. Sinceramente no considero que todo lo que yo hago esté en una misma linea. 

“En los tatuajes recurro más a temáticas de mi infancia. Iconos que me traen cierta nostalgia con la que la gente se pueda sentir identificada”

¿Qué te inspira para crear?
En mis ilustraciones intento reflejar las sensaciones que he vivido, mayormente en mis viajes. Por ejemplo en la exposición “States” todo va muy relacionado con los últimos meses que he pasado en Los Angeles. Quizás al espectador no le lleve directamente a ese lugar concreto pero cada obra sale de una idea que tuve allí.
En los tatuajes recurro más a temáticas de mi infancia. Iconos que me traen cierta nostalgia y con la que se pueden sentir identificados la gente que haya vivido en un contexto parecido al mío.

¿Al no ser de Barcelona de donde te sientes?
Pues esa pregunta me la hago a menudo y me raya un poco. Creo que no me siento de ningún sitio. Siento que en Barcelona es una buena opción pero no creo que me quede por que tengo la necesidad de moverme. No soy ni de aquí ni de ningún lado.

“Era lo que faltaba, además de vivir juntos tuvimos que pasar juntos una noche dentro de un container.”

Alguna historia de pintar que te venga a la cabeza ahora mismo…
Donde más nervioso me he puesto ha sido en América, pero sin duda las historias de correr son en Barcelona. Ahora me acuerdo de una que tiene cierta gracia por el significado que tenía…
Cuando yo vivía con Saher, un día que fuimos a pintar juntos nos vinieron los policías por el túnel. Tuvimos que darnos a la fuga durante un buen rato y acabamos a tomar por culo. Salimos a la superficie y también nos esperaban allí, así que el marrón continuó por la calle. Como ahí ya eres una presa fácil nos tuvimos que esconder en el primer sitio que viésemos, así que nos metimos en un contenedor de basura. Afortunadamente no estaba muy lleno, pero fue como llegar al punto máximo de intimidad con Saher. Era lo que faltaba, además de vivir juntos tuvimos que pasar juntos una noche dentro de un container.

¿Es más sacrificado el tatuaje o el graffiti?
Yo creo que el tatuaje por que es un oficio. Además es comprometerse con un campo que puede ser infinito, podrías estar todo el día creando y no sería suficiente, siempre aprendes.

“Por eso utilizo tanto el símbolo de la palmera, la palmera molaría verla el año entero.”

¿Como te ves en un futuro cercano?
Quiero vivir la película del verano todo el año. Moverme en dos sitios en los que se viva bien, para empezar por el clima. Por eso utilizo tanto el símbolo de la palmera, y la palmera molaría verla el año entero. Quiero dedicar más tiempo a lo que me hace sentir bien que a otras obligaciones.

Una lección importante que hayas aprendido.
Pues que hay que tener paciencia y yo no la tengo.

Añadir un comentario

En este sitio se utilizan cookies para ofrecer una experiencia más personalizada.
Puede obtener más información de las mismas en nuestra "Política de cookies".