El distrito de Wynwood en Miami, en pleno Art Basel, ha sido el escenario perfecto para poner en marcha una performance artística sobre el reciclaje de aerosoles, comisariada por la argentina Natalia Sosa Molina.


Paralelamente a la convención artística anual Miami Art Basel, tiene lugar en el distrito de Wynwood de la misma ciudad uno de los encuentros de artistas de graffiti más grande del mundo. Una afluencia tan significativa de gente cuyo objetivo es el de decorar las paredes se traduce en unas necesidades de pintura en proporción, que SprayPlanet USA se encarga de abastecer gracias a su pop-up store. Este gasto elevado de pintura se convierte a su vez en una considerable cantidad de sprays de deshecho, cuya correcta recolección para su posterior reciclaje es facilitada también gracias a la tienda temporal de nuestra hermanos de Montana Colors USA.

En ese sentido,  este año se ha querido dar un paso más con el objetivo de visibilizar la correcta gestión de los residuos y su reciclaje. Natalia Sosa Molina ha dirigido con la ayuda de Defi Gagliardo y Paul Sende un proyecto artístico que se hace valer de los restos de aerosoles recolectados para crear dos obras de arte muy particulares: un jardín vertical y una cúpula geodésica.

En los dos casos los cilindros de aerosol recobraron vida gracias a dos nuevas utilidades; por sirviendo como recipientes para una plantación hidropónica y por otro configurando una llamativa estructura escultural alrededor de la cual es impartieron diferentes talleres..

Estas intervenciones, lejos de dar una utilidad concreta a las latas de spray vacías, sirve como reflexión que nos ayude reconsiderar el uso de nuestros deshechos de una forma creativa. En el número 4 de Tramontana encontrarás un reportaje completo dedicado a este proyecto, reportado desde la audaz visión del neoyorquino Alan Ket.

Añadir un comentario

En este sitio se utilizan cookies para ofrecer una experiencia más personalizada.
Puede obtener más información de las mismas en nuestra "Política de cookies".