Dos gigantescas piezas realizadas por Aryz y Japón cubren uno de los camiones que transporta los productos de Montana Colors.


Cuando Aryz y Japon se juntan ya podemos imaginar que el resultado sea pura potencia. Sus dos estilos, completamente diferentes pero perfectamente complementarios, sirven de ejemplo de cómo exprimir la pureza del graffiti a través de la sencillez de las formas y la originalidad. Esta experiencia se vuelve realmente majestuosa en el proyecto que os mostramos a continuación: piezas de 16 metros de longitud que cubren la superficie total de un camión. Concretamente, uno de los que se encarga de poner en circulación los productos de Montana Colors desde nuestras instalaciones ubicadas cerca de la montaña de Montserrat.

Bernat Escorihuela documenta este singular proyecto desinteresado que mantendrá en movimiento perpetuo los soberbios piezones de dos de los artistas de graffiti más importantes de Barcelona.

Añadir un comentario

En este sitio se utilizan cookies para ofrecer una experiencia más personalizada.
Puede obtener más información de las mismas en nuestra "Política de cookies".