Ana Barriga Oliva, artista gaditana reconocida en la escena del arte contemporáneo nacional, se encarga de clausurar la exposición colectiva TÀPIA con un trabajo mural en el barrio de La Sagrera en Barcelona.


Múltiples premios en certámenes, becas, además de diversas ferias y organizaciones abalan a Ana Barriga como una de las artistas contemporáneas más prometedoras del panorama nacional. Peor más allá de su currículum, la mejor presentación para esta jerezana de 35 años es su sensacional estilo pictórico, un naturalismo expresivo que reproduce la textura de la porcelana con una fidelidad casi fotográfica.

Barriga ha sido la artista escogida para clausurar la exposición colectiva TÀPIA, organizada por la plataforma B-Murals en el espacio expositivo de la Nau Bostik, en Barcelona. Para poner punto final a la muestra que ha reunido a 24 artistas muralistas figurativos y a las intervenciones que se han desarrollado paralelamente, la artista andaluza ha proyectado en el formato mural su particular estilo trash-pop. La técnica mixta de Ana Barriga incluye, como no podía ser de otra manera, el formato aerosol dentro del abanico de pinturas que utiliza.

Fernando Alcalá y Álex Puig Ros nos han proporcionado un puñado de imágenes sobre el proceso de esta intervención que, a través de la genialidad artística, se presenta como la guinda de un proyecto que reafirma el vínculo del arte urbano y el arte contemporáneo.

Añadir un comentario

En este sitio se utilizan cookies para ofrecer una experiencia más personalizada.
Puede obtener más información de las mismas en nuestra "Política de cookies".