En Nueva Zelanda el graffiti no tiene una presencia tan fuerte como en Europa. Y mucho menos en la ciudad de Auckland. Sin embargo algunos escritores como Frost45 y Adict se mantienen en pie de guerra reclamando su sitio en las paredes y trenes.


Auckland, Nueva Zelanda. Una ciudad impoluta en donde, por lo que parece, el graffiti no tiene lugar. No es del todo así.
Frost 45 i Adict pertenecen a dos generaciones diferentes de escritores de la escena “kiwi” pero que coinciden en una misma voluntad. Mantener su actividad pese a la dificultad propia de una ciudad en la que el graffiti está tan fuertemente perseguido como rápidamente eliminado.

En colaboración con nuestros compadres de Montana Colors New Zealand, presentamos este seguimiento de algunas acciones perpetradas por estos dos escritores, gracias a la audacia, cámara en mano, de Estasky (música por Two6SevenBeats). A lo largo de todo el vídeo seremos conscientes del estado de limpieza automática en el que se encuentra la ciudad de Auckland y de la encomiable voluntad de los escritores locales por mantener la actividad en un juego que nunca se pierde.

Añadir un comentario

En este sitio se utilizan cookies para ofrecer una experiencia más personalizada.
Puede obtener más información de las mismas en nuestra "Política de cookies".