• Nombre: Fabio Petani
  • Crew: Il Cerchio E Le Gocce. No es una tripulación propiamente dicha sino una asociación artística y cultural con base en Turín.
  • Ciudad-país: Soy de una pequeña ciudad en el bosque, Prarostino, pero ahora tengo un estudio en Turín (norte de Italia).
  • Activo desde: Mis primeras pequeñas piezas fueron en lugares abandonados alrededor de 2013, pero concretamente encontré mi camino cuando comencé a colaborar con otros artistas de Turín como Etnik, Corn79, Mr Fijodor y con ellos aprendí muchas habilidades y comencé a pintar mis primeras grandes paredes.
  • Motivación personal-mensaje: Empecé a pintar con el conocimiento de grandes escritores que me enseñaron muchas cosas. Y por eso decidí crear algo parecido a un tag sin apropiarme de un pasado que no tenía. Así que estudié algunos elementos recurrentes como círculos, elementos químicos, plantas y una línea roja para tener algo reconociblem como un tag para rendir homenaje a mis maestros.
    Mi mensaje se centra de cerca en el poder de la naturaleza. Quiero mostrarle a la gente cómo puede cambiar la perspectiva del día y relajar nuestras mentes.
    Siempre utilizo una planta y el nombre de un elemento químico o compost químico (escrito en la pared en lugar de la firma) ambos vinculados al lugar donde pinto. Entonces, no solo hay un enfoque estético, sino también una capa más profunda en mis paredes que la gente podría conocer analizando la pared tras la primera mirada. Es una forma de permitir que la gente cuestione más los murales que ven por las ciudades y no se detenga solo en el primer acercamiento.
    Me gustaría agregar esta parte de mi biografía escrita por Davide Allegretti que explica bien mi arte:
    Fuertes son los mensajes de nuestro alquimista Fabio Petani, que mezcla el conocimiento químico y botánico en una combinación analiza la esencia natural. Su obra hace un guiño a la antigua sabiduría popular de reconocer las plantas, pero es una investigación más profunda, cada una de sus obras es una pieza de un herbario y de la mesa de los elementos. Nada se da al azar, cada planta y cada elemento están ligados químicamente entre sí, este vínculo natural y alquímico entre plantas y elementos se desarrolla más, porque todo está ligado al territorio en el que se realiza la intervención. Fabio deja esparcidos por el mundo reflejos encaminados al respeto por la naturaleza y cada molécula. Se representa la dicotomía alquímica del universo. Todo está representado con fuerte delicadeza, la paleta de colores es casi siempre suave y le da elegancia a sus obras, los colores siempre se eligen para embellecer las páginas de su herbario de la manera más equilibrada posible con el paisaje circundante, tanto así que su trabajo es uno con la arquitectura anterior.
    Para contrarrestar esta bondad  usa el contraste mediante  vigorosos elementos geométricos, que rompen la visión lineal del conjunto, el eje de sus obras son las figuras fitomórficas, que no son elementos decorativos banales sino patrimonio botánico del territorio en el que se desarrollan los actos, estos elementos florales tienden a establecer una sólida relación entre obra y territorio. De esta manera, crean el mensaje para quienes lo identifican para recuperar la posesión del conocimiento natural del mundo, investigándolo con una nueva mirada, profundizándolo con los medios de la ciencia. Porque esta combinación alquímica nos hará volver a apreciar más lo que nos rodea y quizás nos dé la clave para entender una parte del funcionamiento universal.

Añadir un comentario

En este sitio se utilizan cookies para ofrecer una experiencia más personalizada.
Puede obtener más información de las mismas en nuestra "Política de cookies".