El festival de murales más prestigioso de España tuvo lugar el mes pasado en la capital de Aragón, celebrando una década y media de arte público a gran escala con una alineación de artistas excepcionales de España y Portugal.


El equipo particularmente decidido detrás del Festival Asalto luchó contra las condiciones nada favorables que prevalecen en este 2020 para organizar un evento artístico en Zaragoza, que representa el arte brillante en aerosol, el muralismo sensible, la arquitectura experimental, la fotografía de campo de microesculturas y el bordado gráfico.

Con sede en el barrio de San José, y en la fábrica de cerveza zaragozana Ambar como base de los artistas y parada final para las visitas guiadas, la edición 2020 se caracterizó por la interacción con los vecinos de la zona, quienes participaron en charlas online con los artistas, durante la semana que duró el proceso creativo.

El evento es reconocido por la impresionante variedad de murales que se pintan en las paredes para cada edición, y la selección de este año no fue la excepción. El artista lisboeta Aka Corleone pintó un raro retrato abstracto de su novia, dominando de lleno el color y la forma, mientras que el relativamente recién llegado Diego Vicente completó un mural floral competente y perfectamente posicionado que era igual de poderoso.

Lidia Cao, una artista gallega que acababa de participar en el Delas Fest (festival exclusivo de mujeres), produjo una conmovedora imagen de abrazo, en sintonía con sus sensaciones de afecto contemporáneas.

El impresionismo vino del emergente pintor catalán Slim Safont, que reprodujo una escena de la misma plaza donde se encuentra su obra, y Marta Lapeña añadió un bodegón de objetos relacionados con la industria tradicional de San José.

La artesana portuguesa Aheneah incluyó a los lugareños en la producción de su creación a base de crochet, y el equipo de diseño de Madrid Sawu Studio erigió una estructura de madera cilíndrica que jugaba con conceptos de color, luz y sombra.

Karto Gimeno es la veterana fotógrafa representante de Zaragoza, que se adentra por primera vez en el street art con fotografías de gran formato de arquitectura emblemática montadas en diversas localizaciones. Es necesario un buen ojo para detectar las figuras de Isaac Cordal que se posan en las repisas elevadas de la ciudad. Elbi Elem también ofreció escultura, en forma de formas geométricas en una fuente de agua en el Parque de La Granja.

 

Fotógrafos: Marcos Cebrián y Luis Cuartero

 

Añadir un comentario

En este sitio se utilizan cookies para ofrecer una experiencia más personalizada.
Puede obtener más información de las mismas en nuestra "Política de cookies".