El escritor bernés Alive (no confundir con su homónimo de Euskadi) acaba de lanzar un libro sobre su carrera como trenero, “Still Alive, Wearing Sunglasses at Night“. Pionero en Suiza del anti-style sobre metal, su figura marca el eje de inflexión que padeció el graffiti en Berna durante los primeros 2000. Antes de ojear su obra editorial hemos querido hablar un poco con él y recordar la edad dorada del graffiti suizo más irreverente y el papel que jugó a nivel europeo…


Para los que no conocen a Alive, ¿cómo presentarías tu perfil de escritor?
Alive es un escritor nacido en los Alpes suizos, donde las posibilidades de hacer carrera en el graffiti son escasas en comparación con las capitales europeas del graffiti. Quizá debido a esta mala posición de salida tuvo que desarrollar más esfuerzo y ambición por el juego, pero algunos factores afortunados le llevaron al punto en el que pudo llegar a expresar sus sentimientos hacia el graffiti. Más tarde, cuando vivió en Berna, la ciudad le proporcionó una plataforma óptima para actuar. Sin embargo, la experiencia de ser un marginado le hizo ser más innovador que otros que jugaban al mismo juego que él. Además, Alive no siguió las reglas establecidas por sus predecesores. Por supuesto, el hecho de haber viajado mucho ha ampliado sus horizontes en cuanto a estilos y puntos de vista sobre el grafiti.

¿Cuántos aka has tenido?
Muchos – nunca los he contado, pero en el libro aparecen la mayoría de ellos. En mi mente tenía sentido crear diferentes nombres.

¿Por qué?
Me gusta pintar nombres diferentes y no me importa la fama que te pueda dar un solo nombre. Además, no pintar el mismo nombre una y otra vez es bueno para la seguridad. Pero la razón principal por la que pinto nombres diferentes es porque me gusta probar diferentes letras y estilos.

Explícanos un poco cómo se creó Punks On Steel y háblanos de la época en la que esa banda dominaba los trenes en Berna.
POS – Punks On Steel fue creado por cuatro chicos que pensaron que el graffiti en los trenes debía llamar más la atención. Todos estábamos en diferentes crews de bombardeo de calles y líneas y de graffiti legal, pero nos conectamos con la intención de tomarnos el acero más en serio. Más tarde nos convertimos en la crew más activa que pintaba trenes en Berna y empezamos a acoger en nuestro círculo a otros que tenían las mismas intenciones que POS.
Evolucionamos hasta convertirnos en una gran crew y pasaron muchas cosas en nuestras salidas por Berna, tanto con los turistas como con los locales.

“Un escritor reconoce a otro escritor.”

¿Alguna anécdota?
Sí, aquí hay una: Siempre buscaba nuevos lugares para pintar y la mayoría de los lugares del este de Europa ya tenían una escena muy activa. Teníamos contactos en Praga, Bratislava y Budapest, pero en Rumanía aún no habíamos oído ni visto nada. En Internet me topé con un comentario en el que alguien de Bucarest buscaba latas de Montana. Escribió que no se podía comprar latas Montana en Rumanía y que, por lo tanto, pagaría por ellas. Yo ya había planeado un viaje a Viena y entonces decidí llevarle unas cuantas latas a Bucarest. En la estación de tren nos reconocimos inmediatamente, un escritor reconoce a otro escritor. Se alegró mucho del regalo de Occidente y, a cambio, me dejó quedarme en su casa con su madre y también me llevó a las cocheras de metro.

¿Qué papel ha jugado Berna en el grafiti suizo y, por extensión, en el europeo?
Gracias a lo que hizo el POS en Berna, la ciudad se volvió muy activa con un montón de escritores nuevos, hábiles y motivados. Había gente bombardeando las calles y las líneas, y el acero más de lo que se pintó en toda Suiza junta. Berna llamó la atención, primero en Suiza y luego también en Europa. La escena ha crecido rápidamente y una bonita dinámica se ha apoderado de la ciudad. La gente se motiva mutuamente.

“Era el mismo grupo de personas detrás de la revista y en la tienda, todos trabajando con pura pasión por el graffiti en lugar de dinero o fama efímera.”

¿Qué papel ha desempeñado la revista NonStop y la tienda Layup en todo esto?
La revista Nonstop fue el principal desencadenante de la escena en Berna. Todo el mundo quería aparecer en la revista. Gracias a una gestión inteligente, la revista también se vendía en toda Europa e incluso en todo el mundo, ya que Tower Records (una tienda de música internacional) solía venderla desde Nueva York hasta Tel Aviv o Japón. Los escritores podían comprar la revista de Berna en todos los rincones del mundo. Y Layup era nuestra tienda local para conseguir el equipo: estábamos equipados con el mejor material. Era el mismo grupo de personas detrás de la revista y en la tienda, todos trabajando con pura pasión por el graffiti en lugar de dinero o fama efímera.

Alive siempre se ha manifestado en un estilo muy controvertido…. ¿De dónde viene?
Al principio escribía de forma muy convencional, sobre todo a finales de los 90; estilo clásico salvaje con personajes b-boy influenciados por neoyorquinos como Seen, Shame o Duster. Después, de alguna manera, sentí que ya lo había visto y hecho todo. También fue la época en la que empezamos con el POS. Para mí, pintar el metal es muy diferente de pintar paredes. En las paredes se crean burners en cuatro horas, pero en el metal se hacen en 10 minutos. Pensaba en lo mínimo y en lo que realmente importa en el tren. Se veían muchos paneles malos, grafitis que nadie podía leer a 20 colores jugando en la cochera durante dos horas. Ese no era mi estilo. Por supuesto, también tenía buenas referencias de las que aprender; SDK, VIMOA, THE o TSK, por ejemplo. Nunca quise copiar su estilo, así que tuve que ser innovador. En ese momento mi estilo también tenía un toque de dirty trash, un poco más cerca de la actitud punk. La gente que me conocía por mi estilo clásico legal, al principio no podía entender por qué pintaba esas cosas simples, rápidas y sucias, especialmente cuando llevé ese estilo de los paneles de 10 minutos a las paredes.

“Los trenes limpios eran para mí el estilo del mandatario, el estilo del opresor, el tipo que quiere decirte cómo tiene que ser el grafiti.”

¿Hay algún mensaje detrás de este estilo?
En aquella época no me gustaban los paneles limpios. Los trenes limpios eran para mí el estilo del mandatario, el estilo del opresor, el tipo que quiere decirte cómo tiene que ser el grafiti. Al venir de un origen marginal me importaba un carajo todo este dogma. Muchos con poco talento tenían más credibilidad sólo porque habían crecido en un lugar mejor. Quizá mi estilo, o este estilo, era la voz de los marginados.

¿Cómo era percibido ese estilo a principios de los 2000 por la comunidad del grafiti?
Mal, se le llamaba anti-style. Muchos lo odiaban, pero ya ves lo que pasó. El tiempo ha contado la historia.

“pensé que un libro sería una buena manera de difundir el material y decirles que sigo vivo.”

¿Por qué hacer un libro justo ahora?
Me tomé un descanso del graffitti en 2006 y dejé Berna para luego vivir en África. Cuando volví a Suiza y empecé a pintar de nuevo la gente buscaba mis antiguos grafitis. Me puse en marcha y pensé que un libro sería una buena manera de difundir el material y decirles que sigo vivo.

¿Qué vamos a encontrar en él que no encontremos en otros libros sobre grafitis de trenes?
El libro no trata sobre el grafiti de trenes en particular, es más bien mi historia personal. Muestra la evolución de mi estilo con todo detalle. Hay muchas historias relacionadas con las imágenes que aparecen en el libro. Además de los trenes, en su interior hay muros, tags, bombardeos y piezas de Hall of Fame: una selección de todo lo que he pintado a lo largo de los años. Además, este libro es también una historia que testifica el desarrollo del graffiti a principios de los años 2000.

Próximamente disponible en Sprayplanet.es

Añadir un comentario