Las composiciones en technicolor de Dirty 1984 son fácilmente reconocibles. El artista se ha hecho un nombre en Barcelona gracias a su propia linea que incluye dibujos animados distorsionados, tipografías cómicas y un fuerte contraste entre partes monocromáticas y de colores degradados. Su estilo limpio y sencillo le convierte en una figura popular dentro del circuito de festivales y proyectos sociales, sin embargo, recientemente ha llevado a cabo una misión clandestina en las colinas de Collserola, con vistas a su ciudad natal y un resultado impresionante. La fotógrafa colaboradora de Montana Colors, Clara Antón, estuvo presente para captar el proceso, el cual nos describe en esta entrevista.


¿Cómo se te ocurrió la misión?
Es un lugar que visito regularmente. Me recuerda a mi infancia y quería pintar algo en esa zona. Llevaba mucho tiempo esperando poder pintar esa pared, era un proyecto que tenía en mente desde hace unos dos años.

“Me presenté allí sin saber muy bien cómo iba a ir todo, si alguien se quejaría o llamaría a la policía, pero al final no pasó nada. “

¿Qué tamaño tiene exactamente? ¿Cuánto tiempo te llevó terminarlo?
Bueno, es bastante grande. Tiene unos 14 metros de largo por unos cinco de alto. Estuve pintando durante unas 8 horas. Lo hice todo en un día.
Tenía tantas ganas de pintar allí que me entró un subidón de energía y tuve que aprovecharlo.

¿La ilustración está diseñada expresamente para ese muro?
Sí, es algo que suele formar parte de mi proceso. Primero reviso la pared que voy a pintar y pienso en el entorno que la rodea para asegurarme de que la ilustración encaja perfectamente con las proporciones de la pared y la zona. La foto de la pintura final y la ubicación dan como resultado la pieza completa.

No tenías permiso para pintar allí. ¿Hubo alguna dificultad en el camino?
Me presenté allí sin saber muy bien cómo iba a ir todo, si alguien se quejaría o llamaría a la policía, pero al final no pasó nada. No es un lugar por el que pase mucha gente, pero por supuesto estuve atento para que me viera la menor cantidad de gente posible por si acaso, ¿sabes?

¿Pasó algo raro cuando estabas pintando que no suele pasar en la ciudad?
Llevar toda la pintura con una escalera telescópica hasta el lugar. Abejas masivas. Zonas del suelo que estaban realmente llenas de baches debido a la vegetación que dificultaban el uso de la escalera. Pero, por otro lado, todo era muy tranquilo. Le pedí a la fotógrafa Clara Antón si podía ayudarme a acercarme lo máximo posible en coche. Le estaré eternamente agradecido por la ayuda, la compañía y la magnífica documentación que hizo. Sin ella no hubiera sido posible.

“Primero reviso la pared que voy a pintar y pienso en el entorno que la rodea para asegurarme de que la ilustración encaja perfectamente con las proporciones de la pared y la zona.”

¿Por qué realizó un mural de esta envergadura, sin recibir apoyo económico?
Sobre todo, la libertad creativa de poder hacer algo grande sin tener que tener en cuenta otras opiniones que no sean las tuyas. No tienes que pintar según un briefing o un concepto que transmitir. Todo eso lo haces tú mismo y eso hace que el proyecto sea mucho más personal.
Consulta la lista de reproducción de Montana Shop Gràcia que ilustró Dirty 1984 aquí:

Añadir un comentario