Zion Town Kids inauguran una nueva exposición individual este sábado 17 de abril en el centro de arte B.Murals de Barcelona.
El colectivo Zion Town Kids ha desarrollado un lenguaje visual con referencias al equipo de PAL y Canemorto, además de rescatar la influencia de artistas más cercanos a su hogar como Aryz y GR170. Antes de su show en B.Murals, MTN-World habló con los jóvenes catalanes sobre su formación, técnicas inventivas y acercamiento ilegal a las exposiciones en galerías.


¿Puedes contarnos un poco sobre los antecedentes de Zion Town Kids? ¿Quiénes son los miembros?
Somos un grupo de cinco amigos de los suburbios de Barcelona que comenzaron a pintar murales a gran escala en 2015. Antes de eso, todos tuvimos experiencias separadas pintando graffiti. Empezamos pintando en grupo en los clásicos muros de ‘La Riera’ (riachuelo) de nuestra ciudad natal Sant Just Desvern, probablemente cualquier escritor barcelonés habrá pintado allí en algún momento. Íbamos por la noche a la instalación de residuos local y llenábamos un viejo vagón Volvo con cubos de pintura robados. En algún momento necesitábamos muros más grandes, así que empezamos a circular por la zona del río Llobregat, en el sur de Barcelona, buscando fábricas abandonadas y puentes de carretera.
Cuando se trata de pintura, el aspecto “colectivo” ha permitido que nuestro trabajo mute constantemente. Nuestras preferencias y egos personales son atemperados por el resto, creando un marco en el que cada miembro puede participar en partes iguales. A veces hay muchos insultos y chistes malos cuando pintamos, ya que continuamente nos rechazamos y estamos de acuerdo entre nosotros. Es una parte integral de nuestro proceso y una forma de encontrar un equilibrio.
Por ejemplo, uno de nuestros miembros quiso responder a esta pregunta a través de una crítica pseudointelectual no muy bien estructurada sobre el muralismo actual con citas como: “El –ismo del muralismo actual es oportunismo, multicolorismo y buen rollo (buenrollismo en Español), ha asumido que la clave de la empresa liberal es ser flexible y no renunciar a una comida caliente de arroz ”. Por supuesto, no incluimos más citas de este tipo, pero le dejamos un espacio de crítica a continuación.
Cuando se trata de comprometernos con el trabajo general del grupo, no solo la pintura, nuestros roles cambian constantemente de acuerdo con nuestras situaciones individuales, intereses y necesidades del grupo. Algunos de nosotros estamos experimentando con arte de renderizado 3D digital, algunos con pintura que se usa en la construcción, otros con edición de video y actuación. Estamos tratando de unir estos campos dentro del marco de Zion Town Kids, trabajando como uno solo y tratando de traer algo nuevo a la escena.

“Una vez que hicimos una “galería al aire libre” debajo de la carretera B-20, pasamos un mes pintando todas las columnas del puente. Una vez hecho esto, inauguramos la exposición con una costosa botella de champagne. Un enorme rebaño de ovejas y nosotros cinco fuimos los únicos asistentes.”

¿Cómo os describís? ¿ Cómo artistas?
Moralmente no somos artistas, socialmente lo somos. A la hora de definir nuestro trabajo, podría etiquetarse como muralismo, instalación o una actuación artística lamentable, no hay problema. Como se mencionó anteriormente, estamos explorando y reuniendo diferentes caminos y medios de expresión, por lo que es difícil buscar una categoría definitoria. Sin embargo, en lo que respecta a los ‘cimientos’, podríamos decir qué usamos genéricamente el ‘muralismo’ en el exterior y la ‘instalación’ en el interior. Pero de nuevo, esos términos no pueden expresar la complejidad general.
En las calles improvisamos y experimentamos mucho con el material disponible (la textura y extensión de la pared, su contexto, los colores que tenemos y los instrumentos que usamos) y las dinámicas pictóricas qué surgen del grupo. Vemos nuestro trabajo como un “acto” y no como un “resultado”. Cuando se trata de exposiciones, intentamos canalizar estos lenguajes pictóricos hacia los escenarios internos, por ejemplo, pintar con aerosoles y rodillos o construir esculturas que reproduzcan la superficie de la pared.

Gran parte de su trabajo se puede encontrar fuera de las principales ciudades de Cataluña. ¿Cómo influye este entorno en su producción artística?
Ser de las afueras de una gran ciudad nos da la distancia, pero también la proximidad, para ver lo que pasa por dentro sin estar ‘obligados’ a participar. Absorbemos lo que nos gusta de la escena barcelonesa y lo aplicamos a nuestra propia dimensión.
Esta dimensión se caracteriza por el espacio y la capacidad de explorar y acceder a él con facilidad. Por lo general, tomamos el automóvil, lo llenamos de pintura y conducimos en busca de un lugar fresco y virgen para pintar. Mucha gente nos contacta preguntando dónde encontrar este o aquel lugar. Cuando pintamos con gente de Barcelona, a menudo somos los ‘locales’.
Conocer y relacionarse con el territorio son pilares de nuestro proceso de trabajo. Algunos de nosotros hemos estado viajando y viviendo en el extranjero, por lo que también hemos participado en la escena italiana y francesa. En Roma, por ejemplo, como vivíamos cerca del centro de la ciudad y no teníamos coche, la mayoría de las veces realizamos intervenciones ilegales nocturnas en el espacio urbano. Uno de nosotros también pasó algunos meses pintando a través de Indonesia, principalmente un país musulmán, y escribió nuestro nombre en sus principales ciudades. En algún momento tuvo que escapar del país porque las autoridades pensaban que era un provocador “sionista”.

Hay varios artistas muy conocidos de las áreas entre Barcelona y Girona, como Aryz y GR170, por nombrar solo dos. ¿Han influido en vuestro trabajo o vuestras referencias vienen de más lejos?
Mixed Media y sus integrantes siempre han sido un referente para nosotros; hemos crecido viendo algunas de sus pinturas en nuestra área. Aún flipamos cuando nos encontramos algo suyo. Recientemente hemos tenido la suerte de conocer a algunos de ellos e incluso pintar juntos, un saludo para GR170! Otro referente importante es el trío italiano Canemorto: su estilo y actitud fueron una base para nosotros, ¡pleno respeto al Txakurra! Además, los pioneros del equipo PAL de París han sido una gran influencia; fueron un punto de inflexión en la escena del graffiti.
Por otro lado, un gran impulsor de nuestro trabajo es también una crítica irónica a algunos aspectos del muralismo contemporáneo. Criticamos la función “decorativa”, “turística” y comercial de algunos murales. Creemos que cada pintor debería poder expresar su cosmovisión sin limitar su trabajo a ganancias comerciales. No es culpa del pintor, sino de la liberal imposición de “pintar algo bonito o no pintarás ni comerás”.Creemos que este tipo de dinámicas tienen un impacto dañino en cómo evoluciona la cultura y cómo las personas perciben qué es y qué no es arte. Algunos murales son expresión de esto y, paradójicamente, también acaban siendo una gran influencia en nuestro trabajo.

“Criticamos la función “decorativa”, “turística” y comercial de algunos murales. Creemos que cada pintor debería poder expresar su cosmovisión sin limitar su trabajo a ganancias comerciales.”

Las técnicas que usáis para pintar grandes superficies son bastante ingeniosas. ¿Podéis hablarnos de algunas de vuestras innovaciones?
Una línea importante de nuestro trabajo es buscar nuevas formas de abordar los muros. La creación de instrumentos caseros nos permite pintar grandes superficies sin límites expresivos. Desarrollamos continuamente nuevos prototipos para probar. Por ejemplo, hemos acoplado un MAD MAXXX a un poste de extensión de 4m, hemos modificado extintores y otros tipos de pulverizadores o hemos creado rodillos de cuatro lados. Tenemos una habitación en nuestro estudio solo para eso, equipada con las herramientas de trabajo y la maquinaria que hemos podido recolectar.
Con el tiempo, los diferentes efectos pictóricos que crean estos instrumentos han marcado nuestro estilo. Por ejemplo, manejar una lata de spray MAD MAXXX de 5 o 6 metros de altura deja inevitablemente una huella incontrolada pero muy expresiva. Con el tiempo, lo que hemos hecho es empezar a construir nuestra composición pictórica directamente a partir de eso.

Vuestra exposición en B. Murals, “Sota Pont”, es un homenaje a la práctica de pintar bajo los puentes, el lugar preferido por muchos escritores de todo el mundo. ¿Hay alguna pieza memorable que hayas pintado en ese tipo de escenario?
Una gran parte de nuestros murales se realiza bajo puentes de carreteras y vías de tren, ya que ofrecen grandes superficies de pintura. Podemos pasar un día entero allí mientras evitamos a la policía u otros perturbadores traviesos (por supuesto, no siempre ha sido el caso). Por otro lado, como la mayoría de estos puentes están en tierra de nadie, es difícil para las personas En realidad ver nuestras piezas si no a través de imágenes.
Una vez que hicimos una “galería al aire libre” debajo de la carretera B-20, pasamos un mes pintando todas las columnas del puente. Una vez hecho esto, inauguramos la exposición con una costosa botella de champagne. Un enorme rebaño de ovejas y nosotros cinco fuimos los únicos asistentes.

¿Es la ilegalidad una parte importante de vuestra expresión artística? ¿Cómo pensáis traspasar los límites en un entorno legal, como la galería?
La ilegalidad no es parte fundamental de nuestro trabajo como para los escritores de metro y el juego del graffiti, sin embargo, siempre ha influido en nuestra forma de trabajar. No lo llevamos al límite, pero lo aprovechamos para no tener que explicar nada a nadie. Además, para divertirnos.
Por ahora realmente no hemos encontrado límites a nuestra expresión artística cuando se trata de exposiciones, en el sentido de que siempre se nos ha dado la libertad de hacer lo que nos gusta. En nuestras exposiciones, la expresión de “ilegalidad” puede venir a través de la invasión del espacio de la galería: no dejamos que nos condicione, sino que intentamos manipularlo como podamos.

Se os conoce por el uso de medios tradicionales en vuestro trabajo, pero el flyer de la exposición demuestra un diseño digital logrado. ¿Tenéis la intención de pasar a los gráficos generados por ordenador en el futuro?
Estamos tratando de diversificar las habilidades del colectivo para trabajar al mismo nivel que un estudio. Cada miembro investiga y trabaja en su campo de interés para luego adaptarlo a la dinámica general. Últimamente, estamos investigando los efectos especiales, la composición de video y la estética de los renders 3D. La idea es explorar nuevos escenarios uniendo nuestros trabajos reales con el mundo digital. Acabamos de hacer nuestro primer NFT con un escaneo 3D de un mural, por ejemplo. Sin embargo, más que encontrar un método único y completo, lo que queremos es crear diálogos entre diferentes y nuevas herramientas artísticas.

“Sota Pont” abre el sábado 17 de abril a las 12 en el espacio B.Murals de Barcelona y se podrá ver hasta el 29 de mayo. 

 

 

Añadir un comentario